Ferrari
Ferrari, en Abu Dhabi REUTERS

El Mundial de Fórmula 1 da sus últimos coletazos con el GP de Abu Dhabi. Mientras, la atención -sobre todo en los grandes equipos- se centra en saber o intuir cómo estarán los monoplazas de cara a la temporada que viene, en la que tienen puestas grandes esperanzas tras el fiasco de la presente.

En Ferrari han saltado las alarmas tras la descomunal sesión de clasificación protagonizada el sábado por McLaren y Hamilton. La escudería italiana, por su parte,  continuó con su trayectoria cuesta abajo, con el finlandés Kimi Raikkonen úndecimo y el italiano Giancarlo Fisichella último.

Las dudas de si podrán dar un coche competitivo a Alonso surgen aunque Domenicali ha pedido tranquilidad: "Ninguno está contento con la situación, pero ya es un éxito luchar por la tercera plaza del mundial de constructores sin desarrollar el monoplaza".

Y lanza un mensaje optimista: "Tenemos un coche diseñado con un sistema que no podía ser competitivo el año que viene. Y por eso tomamos la decisión de parar su evolución".

Hoy, GP de Abu Dhabi

El piloto británico Lewis Hamilton (McLaren) logró la 'pole' con un tiempo de 1:40.948 en el Gran Premio de Abu Dhabi, última prueba de la temporada, mientras que los españoles Jaime Alguersuari (Toro Rosso) y Fernando Alonso (Renault), fueron decimoquinto y decimosexto, respectivamente.

Con el Mundial de Pilotos ya sentenciado por Button, se juegan McLaren y Ferrari el de Constructores.