Fernando Torres, el 'niño' que se convirtió en leyenda

Cuando aún nadie pensaba que España sería capaz de ganar un Mundial, Torres puso la primera piedra dos años antes, en la final de la Eurocopa de Austria y Suiza, ante Alemania, con el tanto que iniciaba el periodo más exitoso de la historia de la Roja.
Cuando aún nadie pensaba que España sería capaz de ganar un Mundial, Torres puso la primera piedra dos años antes, en la final de la Eurocopa de Austria y Suiza, ante Alemania, con el tanto que iniciaba el periodo más exitoso de la historia de la Roja.
ARCHIVO

Fernando Torres se retira a los 35 años, 18 de los cuales los ha pasado como futbolista profesional, evolucionando y madurando desde que siendo un adolescente vistiera por primera vez la camiseta del primer equipo rojiblanco.

Fue en 2001, con 'su' Atleti en Segunda. Sufrió como canterano el descenso y fue un héroe en el regreso a Primera. Con Luis Aragonés al mando, uno de los entrenadores más importantes de la carrera de Torres y uno de sus máximos valedores, el Atlético volvió al lugar al que pertenece y ahí 'El niño' empezó a forjar su leyenda.

En aquellos primeros años se solía comparar a Torres con otros canteranos emblemas de otros clubes, como Raúl en el Madrid, pero este 'chaval' de Fuenlabrada se ganaba por derecho propio no ser equoparable a nadie. Él era 'El niño' del Atlético y lo sería después de todo el futbol español.

En 2007, con apenas 23 años, Torres se fue de Erasmus dejando mucho dinero en las arcas de su casa. Y no se fue a un sitio cualquiera: Anfield, el Liverpool, era su destino.

Aquel 'Fernando Torres Liverpool number 9' coreado por The Kop forma parte del recuerdo de la historia del fútbol, cuando aún no era tan habitual ver a los jugadores españoles triunfando fuera sus fronteras. Después de 81 goles como 'red', el niño se marchó a Londres. Y ahí llegó su máxima gloria como jugador de club.

Con el Chelsea se convirtió, de la mano de Di Mateo, en Campeón de Europa, al derrotar al Bayern en la final de la Champions de 2012. En semifinales, Torres fue el encargado de marcar el gol que le daba el pase a los blues, ante un todopoderoso Barcelona en el Camp Nou. Histórico.

Por manido que esté el dicho, es posible que no haya otro jugador al que se le ajuste más aquello del regreso del hijo pródigo. Torres, en enero de 2015, volvía a su casa.

Vestía de nuevo la camiseta del Atlético de Madrid bajo la batuta de Simeone y cumplía por fin su sueño de conquistar un título con el club de su vida. Fue en 2018, en Lyon, donde acariciaba su segunda Europa League.

El gol que lo cambió todo

Torres fue, además, el culpable de que España soñara, el que rompió el maleficio, el que puso a todo un país a llorar de alegría, cuando aún ni se imaginaba lo que le quedaba por vivir. Suyo fue el tanto ante Alemania que daba comienzo al ciclo más exitoso de la Selección en la Eurocopa de 2008. Mucho antes de aquel glorioso minuto 116 en Sudáfrica, fue el gol del 'Niño', el gol que lo cambió todo.

Con su retirada se va un trozo importante de la historia del fútbol español, el de la perfecta historia del niño que sueña con triunfar con la camiseta de su equipo de toda la vida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento