Fernando se ejercitó ayer con normalidad junto al resto de la plantilla del Alicante tras haber permanecido unos días en reposo, después de que se le diagnosticara un problema muscular. Para él, será un «partido especial», ya que se enfrentará a sus ex compañeros del año pasado.