Fernando Alonso
Fernando Alonso, durante las 6 horas de Shanghái. TOYOTA GAZOO RACING

El ansia competitiva de Fernando Alonso le impide retirarse del todo. Aunque en unos días disputará su última carrera como piloto de Fórmula 1 (de momento), está acabando de cerrar su programa de 2019, que puede empezar en enero.

El asturiano se quedó con ganas de victoria en Daytona, y quiere repetir. Tras correr con un LMP2 a principios de este 2018, más pensando en la preparación para Le Mans que otra cosa, está trabajando para volver a disputar las 24 horas de Daytona en 2019. Según Motor.es, el español y su entorno están negociando con Cadillac, Acura, Mazda y Nissan, los fabricantes de la categoría DPi, que es la que pelea por victoria en el IMSA, el campeonato de resistencia norteamericano.

Este rumor ya viene de lejos, y desde China, donde está disputando el fin de semana de las 6 horas de Shanghái, Alonso ha respondido con un "puede ser" a la pregunta de si volverá a correr en Daytona.

"Estoy buscando cerrar el calendario, pero sí, hay un par de retos más aparte de Indy. La carrera en sí misma y el modo en que se hacen las cosas en América, cómo se compite con los coches de seguridad e intentar mantenerse cerca hasta las dos últimas horas, creo que es algo muy divertido. Es en mitad de enero con la meteorología de Miami, así que tiene su atractivo", destacó a Sportscar365.com, uno de los portales de referencia en automovilismo estadounidense.

Alonso sólo tiene cerradas cuatro pruebas para 2019: las tres que le quedan de la supertemporada del WEC (1.000 Millas de Sebring, 6 horas de Spa y 24 horas de Le Mans) y las 500 Millas de Indianápolis. Salvo que renueve con Toyota (algo que es bastante factible a día de hoy), acabará antes de verano su primera año sin Fórmula 1 desde el año 2001.