Fernando Alonso
Fernando Alonso, durante su prueba con el Toyota Hilux V8 4x4 del Dakar. EFE

Fernando Alonso y Toyota han separado sus caminos en el WEC de la mejor manera posible: con el Mundial de Resistencia conquistado y unas 24 horas de Le Mans agónicas. Sin embargo, su relación puede vivir un reflorecimiento en breve.

En el horizonte aún está la posibilidad de la disputa del Dakar 2020, algo que el asturiano está pensando. Aunque el objetivo es muy difícil y la adaptación será muchísimo más compleja que de la Fórmula 1 al WEC o a la Indy 500, desde la marca japonesa están preparando el equipo que le acompañaría para que, si Alonso da el 'sí', se encuentre el mejor proyecto posible.

Una de las claves para la disputa del Dakar en las mejores condiciones es tener al lado del piloto un navegante de muy alto nivel, un copiloto que se convierta en los ojos y oídos del piloto en las difíciles dunas del raid más duro del mundo, que este año se traslada de Sudamérica a Arabia Saudí. Y según publica 'Marca', el elegido es Álex Haro, después de tratar de pescar a Lucas Cruz, la mano derecha de Carlos Sainz.

Haro tiene experiencia de sobra en el Dakar, ya que ha sido el copiloto de Nani Roma en los últimos cuatro años además de otro con Albert Llovera, y a sus 39 años puede aportar mucho a un Alonso que será novato, ya que además de experiencia en raids también la tiene en el Mundial de Rallies. Haro puede ayudar a Alonso no sólo en el Dakar, sino en las diferentes carreras que deberá realizar antes para prepararse.

A esta noticia se une un detalle que ocurrió durante la mañana previa a la salida de las 24 horas de Le Mans: Alonso charló durante unos minutos con Yann LeMoener, CEO de Amaury Sport Organisation (ASO), que es el promotor del Dakar.