Fernando Alonso vuelve a la cruda realidad y rebaja las expectativas

El piloto de McLaren Fernando Alonso.
El piloto de McLaren Fernando Alonso.
McLAREN

A Fernando Alonso no le dará mucho tiempo a saborear el champán del podio de las 6 horas de Spa. Nada más salir del trazado belga, se quitó el mono de Toyota para ponerse el de McLaren en Woking, sede del equipo de Fórmula 1 para el que pilota.

El Gran Premio de España marca, como todos los años, la segunda y trascendental parte del Mundial. Es la carrera en la que todos los equipos suelen montar la primera gran evolución técnica para luchar el resto del año. Entre ellos no faltará la de la propia McLaren, que ya ha avanzado que tiene bastantes esperanzas en las nuevas piezas. No obstante, como avisa Alonso, no van a ser los únicos.

"En Barcelona hay un nuevo paquete aerodinámico, aunque el 95% del paddock traerá novedades. Igual la distancia permanece o, simplemente, nos recuperamos un poco o perdemos más terreno, ¿quién sabe? Nos corresponde a nosotros hacer que el paquete funcione a la altura de las expectativas y esperamos que los otros no cumplan", espera el asturiano. Del buen rendimiento de las evoluciones de Barcelona dependerá en buena medida el resto de la temporada. Eric Boullier, jefe de la escudería McLaren, advierte que "hay una nueva dirección que tal vez empiece" en este Gran Premio.

En cualquier caso, no habrá ese salto que les lleve al podio. Alonso pasará en unos días de ser el gran favorito para ganar a optar a poco más que acabar quinto o sexto. De momento, lleva cuatro carreras puntuando e intentará volver a hacerlo, para además cambiar una racha que no le gusta nada. Y es que, aunque es el gran atractivo (compartido con Carlos Sainz) en cada Gran Premio de España, aún, desde que regresó a McLaren, no ha conseguido acabar aquí entre los diez primeros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento