Fernando Alonso
Fernando Alonso, durante el GP de Abu Dhabi de Fórmula 1. McLaren

Fernando Alonso dejó atrás las clasificaciones de la Fórmula 1 con una nueva demostración de buen hacer. El asturiano pasó el corte de la Q1, algo que para McLaren se había convertido en terreno prácticamente vedado, aunque después en la Q2 poco pudo hacer. De hecho, se quedó con el 15º tiempo, que será su puesto de arrancada para su despedida del Gran Circo.

El asturiano confirmó que se va con una estadística que habla tan bien de él como tan mal de su compañero: Stoffel Vandoorne ha sido incapaz de ganarle en ninguna de las clasificaciones de la temporada 2018. Alonso le ha arrasado en todos los sábados, algo que sólo había logrado en 2008 con el brasileño Nelson Piquet.

Alonso consiguió pasar el corte de la Q1 gracias a una memorable vuelta en el último intento, cuando ya todo estaba perdido, y también ayudado por una avería de Pierre Gasly, que dejó su Toro Rosso tirado cuando venía mejorando su tiempo. "¡Ha sido una vuelta mágica!", le dijo Tom Sallard, su ingeniero de pista, por radio.

La clasificación estuvo marcada por la contínua mejoría del rendimiento de la pista conforme anochecía. El circuito Yas Marina de Abu Dhabi siempre deja este tipo de situaciones, algo que propició que, pese a que Lewis Hamilton partía como el favorito desde el principio, hubiera emoción hasta el final.

El pentacampeón del mundo demostró su fortaleza y la de Mercedes, que acabó el último sábado de 2018 con un nuevo doblete. Hamilton arrasó el récord del circuito, con un 1:34.794 que fue poco más de una décima y media más rápido que el crono de Valtteri Bottas. El finlandés, que no ha ganado ninguna carrera este año, saldrá delante de Sebastian Vettel, que lo intentó hasta el final.

Carlos Sainz rozó la Q3, pero partirá en la undécima posición, un resultado que es más que óptimo si piensa en la caza de los puntos.