Fernando Alonso ha disfrutado este miércoles de su primera toma de contacto con el monoplaza de la Indycar del equipo McLaren Andretti Autosport en Indianápolis.

Alonso ha completado este miércoles su primer test en el mítico óvalo de 2,5 millas de cara a las 500 Millas de Indianápolis, un paso necesario en su preparación antes de la carrera, el próximo 28 de mayo.

"¡Ha sido divertido!", manifestó el asturiano en declaraciones recogidas por la organización del circuito después de esa primera toma de contacto. "Ha sido una buena manera de comenzar a construir la velocidad. El equipo ha sido increíblemente útil. Ahora empieza lo bueno", añadió.

"Fue difícil al principio a la hora de alcanzar la velocidad mínima. En las siguientes etapas me sentí bien, no por la velocidad, sino por las vueltas. Fui ajustando la aceleración, la desaceleración y qué marchas usar en cada esquina", explicó el piloto. "El simulador es bastante realista. Tienes una primera impresión de cómo va a ser. Pero el coche real es una sensación única".

Además, el piloto asturiano ha estrenado el número 29 de su equipo. El test completado con éxito por Fernando ha consistido en tres fases en las que poco a poco ha ido incrementando la velocidad hasta rodar de forma consistente a más de 352 km/h de media.

En concreto, comenzará a practicar en el circuito a partir del 15 de mayo y continuará en pista cada jornada hasta el día 19. Luego habrá dos días de calificación: el 20 y el 21 de mayo. Los entrenamientos continuarán desde el 22 hasta el 26 de mayo, y finalmente la prueba se llevará a cabo el 28 de mayo.