Fernando Alonso
Fernando Alonso, en Abu Dhabi. EFE

Fernando Alonso va a tener la agenda muy ocupada en la primera parte del 2019. Pese a que ya no está en la Fórmula 1 como piloto oficial, eso no significa que vaya a estar en casa: todo lo contrario.

Este mismo fin de semana afronta su segunda participación en las 24 horas de Daytona, en las que luchará por la victoria con un coche ganador como el Cadillac del Wayne Taylor Racing. Tras la primera sesión de entrenamientos libres en el circuito de Florida (su coche acabó 7º y él sólo dio una vuelta de instalación), ha hablado con la prensa y varias de las preguntas han versado acerca de su futuro.

Y es que Alonso tiene contrato con Toyota, que a día de hoy es su único equipo a tiempo completo, hasta las próximas 24 horas de Le Mans, que se disputarán el 15 y 16 de junio. A partir de ahí, la incógnita.

"Mi gran objetivo es acabar esta 'supertemporada' de la mejor manera posible. Estamos liderando el Mundial ahora, Le Mans será el final y queremos tener la oportunidad de ganarlo de nuevo. Hasta junio estaré muy, muy ocupado. Después de junio, depende de cómo vaya en el WEC y en las 500 Millas de Indianápolis en mayo", afirma, en declaraciones recogidas por Sportscar365.com.

Alonso es un 'caramelo' para cualquier competición, no sólo por su calidad como piloto sino por el tirón mediático que genera. Desde el propio campeonato de la IndyCar, pasando por el Dakar o incluso el improbable campeonato argentino de turismos, cualquier certamen estaría encantado de contar con Alonso. El propio piloto no cierra la puerta a nada, a priori.

"Quizá haya otros retos que puedan aparecer en el futuro, en el que el WEC puede ser una prioridad o no. Esa será mi decisión final", dijo el asturiano, enfundado en el mono del Wayne Taylor Racing. La entrada de la nueva normativa de los 'hipercoches' en el Mundial de Resistencia (WEC) puede ser determinante para que el asturiano siga con Toyota, o tome otros rumbos... que pueden suponer su regreso a la Fórmula 1.