Fernando Alonso
Fernando Alonso, durante las 24 horas de Le Mans. EFE

Fernando Alonso es, a día de hoy, piloto reserva de McLaren en Fórmula 1, aunque su rol nunca quedó claro ni en el mismo momento de su anuncio. De momento no ha ido a ningún Gran Premio ni se le espera, lo que ha hecho que desde el equipo muevan ficha. El ruso Sergey Sirotkin, piloto de Williams en 2018, compaginará su labor como piloto reserva con Renault y con los de Woking, dejando a Alonso en una posición un tanto dubitativa en el organigrama.

El asturiano está centrado en sus actividades fuera de la Fórmula 1, del que se retiró en activo en 2018, pero tras la disputa y victoria de las 24 horas de Le Mans, no tiene planificado (al menos, hasta que anuncie lo que va a hacer... con el Dakar en el horizonte) nada.

Desde McLaren ya hablan abiertamente de un futuro en el que Alonso no entra. "Tenemos a nuestros pilotos bajo contrato a largo plazo y estamos contentos con ellos. Afortunadamente, Fernando no ha llamado todavía, no hay asientos disponibles en McLaren en este momento", decía una semana antes Zak Brown, CEO de McLaren.

Ahora, Andreas Seidl, el nuevo jefe de equipo, ha confesado que Alonso no volverá a probar como hizo en Barhéin. "No tenemos planeado que Fernando vuelva al coche de F1. En McLaren estamos muy contentos con Lando y Carlos, están haciendo un gran trabajo. Ellos son nuestro futuro y eso es en lo que estoy centrado", zanjó al respecto.

Indianápolis duele

La pifia de las 500 millas de Indianápolis, por las que Alonso hipotecó casi todo su proyecto de 2019, ha generado un profundo malestar en el piloto. No llegar ni siquiera a clasificarse para la carrera no es ni mucho menos lo esperado, por lo que desde mayo está intentando que su vinculación con McLaren sea cada vez menor.

Desde el entorno del asturiano no ocultan, y así lo dejaron caer en Le Mans, que la decepción es total con los británicos, ya que esperaban mucho más de ellos.