Fernando Alonso
Fernando Alonso observa cómo los mecánicos reparan su Ligier durante las 24 Horas de Daytona. EFE

El brasileño Christian Fitipaldi y los portugueses Joao Barbosa y Filipe Alburquerque ganaron este domingo las 24 Horas de Daytona en una carrera muy limpia en la que Fernando Alonso se quedó pronto descolgado de la cabeza debido a diversas averías en su Ligier.

El Cadillac número 5 del equipo Mustang Sampling batió dos récords este domingo en el Daytona International Speedway, el de mayor número de vueltas finalizadas (808) y mayor distancia total recorrida, marcas que databan de 1992 y 1982, respectivamente.

Los segundos clasificados fueron los pilotos del prototipo Cadillac del equipo Whelen Engineering Racing, compuesto por el joven brasileño Felipe Nasr, el estadounidense Eric Curran y los británicos Stuart Middleton y Mike Conway.

El Ligier de Alonso y sus jóvenes compañeros, los británicos de 18 años Lando Norris y Phil Hanson, fue trigesimoctavo.

Alonso lamentó que los numerosos problemas mecánicos les hayan impedido a él y a sus compañeros estar en el podio de Daytona, pues su ritmo de carrera era de los "dos o tres mejores" de la prueba.

"Fue una sorpresa ver que en carrera éramos más competitivos de los previsto después de los problemas que tuvimos en los entrenamientos y calificación", dijo Fernando, cuyo prototipo sufrió problemas en el embrague y en los frenos durante la carrera. "Me quedo con pensamientos y sensaciones positivas a pesar de todo", subrayó.

"Una de las mejores cosas fue sentirse competitivos" con otros prototipos más desarrollados y pilotos con experiencia en esta modalidad de resistencia, aseguró.

Pensando en Le Mans

Indicó que esta participación en Daytona le hace estar "más preparado" para una intervención futura en las 24 Horas de Le Mans y que la próxima vez que entre a un prototipo sabrá qué le espera.

Destacó que su monoplaza, el 23, fue "más rápido" que el otro del equipo United Autosports, que son cuartos en la carrera tras mucho tiempo en tercera plaza, y que lo que vio y sintió durante la carrera es que estaba "cerca" de los otros con más desarrollo. "Puedo conducir prototipos mejor que hace dos semanas", sentenció.

Alonso también fue rotundo al decir que no va a saltarse este año ninguna cita en Fórmula 1, al contrario que la pasada temporada, en la que participó en las 500 Millas de Indianápolis, pues el campeonato es su "prioridad número uno" y Le Mans o cualquier otra opción será secundaria.

Antonio García en el podio

El mejor español en Daytona fue el madrileño Antonio García, que llegó a la meta tercero en la división GTLM con su Corvette C7.R, que había marcado la pole, solo después de los dos Ford GT.

También tuvo problemas Dani Juncadella, que iba quinto cuando sufrió un pinchazo que dañó parte de su Oreca LMP2. Este incidente, acompañado de uno posterior, le relegaron a pelear por entrar entre los 10 primeros, pero se tuvo que conformar con la decimoquinta posición.

El cuarto español en liza, Miguel Molina, entró en meta justo detrás del Ligier de Alonso, en la trigesimonovena posición.