Fernando Alonso
Fernando Alonso saluda a Carlos Sainz en el paddock del GP de Mónaco. MCLAREN

El próximo culebrón que viene en la Fórmula 1, o al menos uno de los que estarán siempre presentes, tiene un protagonista que en teoría ya no está en el Gran Circo: Fernando Alonso. El posible regreso del asturiano a la competición donde se ha hecho leyenda está en el aire, y él mismo no cierra la puerta, ni mucho menos, a volver a ser piloto a tiempo completo y no sólo probador, como hará en este 2019 para McLaren.

No sería de extrañar que volviera, ni tampoco sería el primero. Mitos de este campeonato como Alain Prost, Niki Lauda o Michael Schumacher, todos ellos campeones del mundo, estuvieron un tiempo fuera de la Fórmula 1 para luego volver. Los dos primeros, de hecho, ganaron en esa segunda etapa subidos a los monoplazas más rápidos del mundo.

"Siempre la vas a echar de menos porque es la categoría máxima. Conducir esos coches es magia, son los coches más rápidos del planeta", decía el asturiano a Rubens Barrichello en su programa de Youtube 'Acelerados', en una entrevista que deja bastantes titulares.

Hay tres condiciones para regresar que harían pensarse muy mucho su 'jubilación' de la Fórmula 1, que no del automovilismo: un coche con opciones a victoria, menos carreras y libertad para compaginarlo con otras competiciones.

Lo primero lo confiesa a Barrichello. "Si tienes la oportunidad de llegar a un equipo puntero, con la posibilidad de ganar, siempre vas a decir que sí, porque la Fórmula 1 es la Fórmula 1", resume el asturiano, con claridad. A día de hoy, eso sólo pasa por Mercedes o Ferrari, un sueño detrás del que empujan no pocos tifosi.

Lo segundo se deduce de otra respuesta en la misma entrevista, en la que se lamenta del número de vuelos que tienen que tomar los actuales pilotos de la parrilla. Quizás hay demasiados viajes. La Fórmula 1 ha cambiado. Cuando llegué, había 16 Grandes Premios, 11 en Europa, eran pocos viajes fuera. Ahora hay 21 Grandes Premios, 12 fuera de Europa, el calendario es bastante intenso", dice.

La tercera condición está en función de sus ansias de triunfar como piloto de automovilismo en general. Alonso está a un paso de conquistar la Triple Corona si gana las 500 millas de Indianápolis en mayo, pero tiene claro que puede hacer muchas cosas fuera. Y la cita del 'brickyard' no es tan sencilla.

"Estuve siempre en la Fórmula 1 y sé que con un buen coche puedes ganar un campeonato del mundo. En Le Mans, con Toyota este año, teníamos una oportunidad muy buena de ganar, porque teníamos un coche mejor, pero Indy está difícil", admite. Sólo si le dejan mantener vivo su sueño de perseguir la victoria allí, si no la gana en este 2019, se plantearía escuchar las posibles ofertas o llamar a las puertas que debe para regresar al Gran Circo.