Fernando Alonso
Accidente de Fernando Alonso durante los entrenamientos libres de Indianápolis. IndyCar

Fernando Alonso no ha comenzado con buen pie su segundo asalto a las 500 millas de Indianápolis. Las dos primeras jornadas de entrenamientos no han ido todo lo bien que esperaba, primero por unos problemas eléctricos en su McLaren que le impidieron rodar más vueltas y con más competitividad el martes (marcó el 30º de 36 competidores en pista) y después por un accidente durante la jornada del miércoles.

Alonso llevaba 46 vueltas al trazado de Indianápolis cuando estaba ensayando los vitales rebufos. Iba detrás de Graham Rahal cuando se le fue el coche más de lo esperado hacia el exterior de la curva 3. La consecuencia fue un toque contra el muro que le escupió hacia el otro lado de la pista.

Pese a lo violento del golpe, el piloto se encuentra perfectamente en lo físico. No así en lo anímico, porque después de un martes con problemas lo que menos esperaba era tener un golpe el miércoles. Alonso no fue el único en probar el muro en estos entrenamientos, ya que horas antes el propio Rahal ya lo había arañado.

El asturiano confesó al llegar a boxes que había sufrido mucho subviraje antes, y que lo sentía por los mecánicos del equipo a quienes obligó, sin intención, a tener trabajo extra.