Fernando Alonso
Fernando Alonso, durante el GP de México. EFE

A Fernando Alonso no se le ha dado nada bien su última gira estadounidense en Fórmula 1. El asturiano abandonó en el GP de Estados Unidos en la vuelta 1 por un golpe de Stroll y, siete días después, ha dicho adiós al GP de México en la vuelta 4.

El español se vio afectado por un trozo de un Force India que se encontró en la primera vuelta, en un incidente en el que la mala suerte se cebó con él. Alonso ni siquiera estaba envuelto en la acción, pero se vio obligado a salirse de pista tras el toque de Ocon con un Sauber.

Uno de los trozos que soltó el monoplaza del piloto francés acabó en las tomas de aire del McLaren, y ante el peligro de que acabaran tupidos y provocase el sobrecalentamiento del motor, le pidieron que dejase el coche aparcado.

Aunque es un continente que le encanta, Alonso no olvidará los viajes a Norteamérica su última temporada en Fórmula 1 , ya que meses antes también abandonó en el GP de Canadá.

Tampoco acabó la carrera Carlos Sainz. El madrileño, que estaba rodando en la zona de puntos, vio cómo su Renault le dejaba tirado en la vuelta 30, justo antes de que Max Verstappen le doblase. EL KO de Sergio Pérez, debido a un problema en la caja de cambios de su Force India, confirmó el mal día no sólo para los españoles, sino para los tres hispanohablantes de la parrilla.