Robinho
Robinho y Roberto Carlos celebran la victoria del Real Madrid en Bucarest. (Efe) EFE/Robert Ghement
El portero luso Carlos Fernandes, despedido por el presidente del Steaua de Bucarest tras una sonada derrota del club rumano frente al Real Madrid, fue contratado por el Boavista después de permanecer seis meses sin club.

Fernandes se hizo famoso cuando, el 23 de octubre del pasado año, el presidente del club Steaua de Bucarest, Gigi Becali, ofreció 100.000 euros al club que quisiera contratar al portero portugués, por la actuación de éste ante el Real Madrid en Liga de Campeones (1-4).

La prensa deportiva lusa informa de que Carlos fue fichado por el Boavista por dos temporadas, aunque no se han revelado las cantidades de la contratación.

"Mi primera prioridad fue escoger a un club en el cual me sintiese bien y apreciado. Fue por eso que di prioridad al Boavista", ha dicho Carlos.

El portero regresa de esta manera al club de Oporto, en el que ya militó entre 2004 al 2006.

Joao Loureiro, presidente del Boavista, elogió "las capacidades futbolísticas y humanas" del nuevo refuerzo.