Fernan-Dos

Alonso se proclamó bicampeón del mundo al acabar segundo en Interlagos; Renault, la mejor escudería.
Alonso celebra su título mundial con una bandera de España en el circuito brasileño de Interlagos. (EFE)
Alonso celebra su título mundial con una bandera de España en el circuito brasileño de Interlagos. (EFE)
Fernando Alonso se convirtió ayer en el bicampeón del mundo de fórmula 1 más joven de la historia al levantar su segunda corona con tan sólo 25 años. El asturiano terminó segundo en el circuito brasileño de Interlagos, el mismo escenario donde el año pasado fue campeón, y cerró de un portazo cualquier esperanza de Michael Schumacher, que para lograr el título tenía que ganar y esperar que Alonso no puntuara.

Las opciones del alemán, que ayer disputó su última carrera en la F-1, eran escasas porque partía desde el décimo puesto, pero salió a por todas y pronto se colocó sexto, justo por detrás de los monoplazas de Fisichella y Alonso, que había mantenido su cuarta plaza de la parrilla.

La progresión de Schumacher no hizo que a Alonso le temblara el pulso y éste siguió haciendo su carrera con el único objetivo de acabar entre los ocho primeros. Por contra, el káiser arriesgó más de la cuenta para adelantar a Fisichella y reventó una rueda que le obligó a entrar en boxes, esfumándose sus opciones de victoria.

«En cuanto me enteré bajé las revoluciones del motor porque ya no tenía que forzar el ritmo», explicó Alonso, consciente de que en ese momento era virtual campeón.

Paseo hasta la meta

Con Schumacher descartado para la victoria, Alonso pudo pilotar a placer y acabó cruzando la meta en segundo lugar, por detrás de Felipe Massa, ganador ante su público. Jenson Button completó el podio y Pedro Martínez de la Rosa colocó su McLaren en el noveno lugar. Schumacher fue cuarto.

Renault mantuvo su ventaja sobre Ferrari y logró el título de marcas.

Las claves de la victoria

1 La calificación despeja el camino. Michael Schumacher sufrió problemas mecánicos en la última sesión de calificación y tuvo que conformarse con el décimo puesto en la parrilla de salida, posición que dificultaba mucho su victoria. Alonso logró el cuarto mejor tiempo.

2 Pinchazo de Schumacher. La octava vuelta del Gran Premio de Brasil prácticamente decidió el título, ya que Schumacher reventó una rueda y tuvo que entrar en boxes. Su victoria era ya una quimera.

3 Alonso, imperturbable. A Fernando Alonso no le pudo la presión en ningún momento y ni siquiera los problemas de Schumacher le hicieron perder la cabeza. El asturiano sabía lo que tenía que hacer y no arriesgó más de la cuenta.

Así lo vivió

Alonso se emocionó al festejar el título y estuvo a punto de dejar escapar alguna lágrima en la rueda de prensa. Así lo vivió el campeón:

Recuerdo para la afición: «Se lo dedico a los aficionados españoles. Ganar en España fue uno de los mejores momentos de la temporada».

Sin rencores: «Doy las gracias a Renault y a Michelin por el  gran trabajo que han realizado».

Despedida: «Mañana (hoy) viajaré a Inglaterra para despedirme del equipo. Aún no sé cuándo iré a España».

Sanciones: «Se ha hecho justicia, pese a las decisiones que se han tomado esta temporada en contra de nosotros».

Con los grandes

A la altura de Fittipaldi: Fernando Alonso se volvió a coronar ayer por segunda vez como campeón del mundo de fórmula 1, y con este triunfo el piloto asturiano se coloca a la altura de grandes mitos de este deporte, como Emerson Fittipaldi o el finlandés Mika Hakkinen. A sus 25 años, a Alonso todavía le queda mucho camino por recorrer y tiene a tiro igualar los tres mundiales de Nelson Piquet o Ayrton Senna. Atrás quedan las marcas de ilustres como Damon Hill o Nigel Mansell, que sólo consiguieron uno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento