Fermín Cacho con Abel Antón en el maratón de Sevilla
El soriano participó en el maratón de sevilla guiado por Abel Antón y arropado por un grupo de corredores sorianos. EFE

Fermín Cacho será eternamente recordado como el corredor que se colgó el oro olímpico de los 1.500 metros en los Juegos de Barcelona. Siguió compitiendo hasta 2003, cuando se retiró con 34 años cumplidos y una importante colección de éxitos.

Como ocurre a muchos deportistas que se retiran  “seguí comiendo las mismas calorías pero quemaba menos”, reconocía el soriano hace un tiempo. Esto le hizo ganar peso y alejarse de la actividad física gradualmente.

No obstante, hace unos meses el dos veces campeón del mundo Abel Antón le lanzó el reto de competir en el maratón en Sevilla y aceptó. Después de 13 años sin correr, Fermín Cacho comenzó a prepararse y este domingo se estrenó en los 42.195 metros.

El legendario atleta español corrió guiado por Antón y arropado por un grupo de corredores sorianos, aunque no pudo completar la prueba y abandonó en el ecuador de la prueba con un registro de 2:09:53 al comenzar a “sufrir muscularmente”.

Satisfecho y agradecido

Cacho bromeó tras su abandono al asegurar que “la culpa hay que echársela a alguien y creo que la tiene mi entrenador, Abel Antón”. Cuando se puso serio, mostró su satisfacción por la experiencia y su agradecimiento por el apoyo que recibió: "He visto que sí se puede. Aunque para mí ha sido como correr la maratón entera cinco veces. Este año me he vencido a mí mismo”.

A sus 50 años recién cumplidos, Fermín Cacho aseguró que “el próximo pasaré de media a entera” y advirtió que “a partir de ahora habrá más retos. En la próxima no intentaré terminarla sino que la terminaré”.