Mendy
Mendy, en un partido con el Olympique de Lyon Captura de imagen

Ferland Mendy es el jugador elegido por el Real Madrid para reforzar el lateral izquierdo. Un puesto delicado en la planificación debido al pésimo rendimiento de Marcelo durante la última temporada. Existen serias dudas de que el brasileño pueda recuperar su mejor nivel, que le convirtió durante un tiempo en el mejor del mundo en esa posición. Y ahí es donde entra Mendy, un jugador capaz de esperar su momento o de hacerse con la titularidad. Lo que toque.

Pese a sus 24 años, no es un jugador mucho más experimentado que otros de los fichajes blancos de este verano, como Rodrygo (18), Jovic o Militao (21). Sin embargo su progresión en el Olympique Lyonnais ha sido “fulgurante", en palabras de su seleccionador, Didier Deschamos, que ha contado con él en las últimas concentraciones y le ha hecho jugar ya cuatro partidos. "Hace dos años estaba en segunda división y ahora pronto jugará en el Real Madrid”, resumía el último técnico campeón del mundo.

Según Deschamps, Mendy puede desempeñarse bien por las dos bandas, aunque lo habitual es verle por la izquierda. Es un jugador vertical, con gran recorrido que no se limita a la banda. Es habitual verle también en posiciones más interiores, participando en el juego. Aunque ha mejorado en defensa, es un lateral eminentemente ofensivo y con facilidad no sólo para incorporarse sino también para encontrar al rematador. Es decir, un gran asistente.

Formado en la cantera del PSG, a los 14 años sufrió problemas de artritis que hicieron temer incluso por su carrera. El salto a la élite lo dio sin embargo en el Le Havre, donde jugó dos temporadas que le valieron su fichaje por el Olympique Lyonnais en 2017, por unos cinco millones de euros. Es decir, diez veces menos de lo que el Real Madrid ha pagado ahora por él.