Felipe VI, en la capilla ardiente de Di Stéfano
El rey Felipe VI y el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez (i), en la capilla ardiente del futbolista Alfredo di Stéfano. JUAN CARLOS HIDALGO / EFE

El rey Felipe VI acudió este martes al estadio Santiago Bernabéu para dar su último adiós a Alfredo di Stéfano, fallecido este lunes a los 88 años de edad y del que dijo que es "una figura irrepetible y única en el mundo".

Le lloramos todos, es una figura irrepetible, única en el mundo, y como les he dicho ha hecho del fútbol un arte

Don Felipe llegó al estadio Santiago Bernabéu a las 19:57 horas en medio de una enorme expectación y fue recibido por el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, entre los aplausos de los numerosos aficionados del club que en ese momento se encontraban en la calle Padre Damián.

El Rey, que llegó solo, entró un minuto después al palco de honor del estadio Santiago Bernabéu acompañado de Florentino Pérez y se acercó a la capilla ardiente del exfutbolista antes de sentarse a departir con los familiares y posteriormente firmar en el libro de condolencias.

"Quería transmitir el pésame a su familia en primer lugar y también a la afición madridista, al club y a todo el fútbol español. Le lloramos todos, es una figura irrepetible, única en el mundo, y como les he dicho ha hecho del fútbol un arte", dijo Felipe VI, durante su breve comparecencia ante los medios de comunicación.

"Reconocemos una personalidad extraordinaria. Lo sentimos todo muchísimo y mantenemos siempre nuestra admiración y gratitud para siempre. Ha sido un grande entre los grandes", declaró el Rey, antes de salir del estadio ocho minutos después de su llegada, otra vez entre los aplausos de la afición madridista.

Ocho minutos después de su entrada en el estadio don Felipe, que saludó a algunos de los presentes, fue despedido por el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, al pie del coche oficial.