Federer
El tenista suizo Roger Federer ofrece una rueda de prensa (Efe).

Roger Federer no va a llorar sus últimas derrotas ni la pérdida del número uno mundial, que el próximo 18 le arrebatará el español Rafael Nadal, pero que el suizo confía en recuperar antes de que acabe el año.

"Recuperar el número uno del mundo antes de final de año es posible si estoy sólido hasta el final de temporada. Rafa lo está haciendo muy bien, pero queda el Abierto de Estados Unidos por delante", aseguró el suizo en Pekín, donde disputará el torneo olímpico.

Recuperar el número uno del mundo antes de final de año es posible si estoy sólido

El suizo, número uno del mundo desde hace 235 semanas, reconoció que no ha estado bien en las últimas semanas, en las que acumula derrotas en la segunda ronda de Cincinnati contra el estadounidense Robby Ginepri y de Toronto frente al francés Gilles Simon.

"No voy a ponerme a llorar, hay que buscar lo positivo, he jugado bien en tierra y en hierba y ahora estoy aquí en los Juegos para hacerlo lo mejor posible", afirmó el helvético.

Federer afirmó no estar pensando en el ránking mundial, sino en un torneo olímpico que desde siempre ha soñado con ganar.

Los Juegos son especiales

"Para mí, que tengo tantos Grand Slam, los Juegos son un sentimiento especial. Me gustaría hacerlo bien aquí y ganar una medalla para mi país", señaló.

Pero el suizo no renuncia a ningún triunfo y cuando le preguntan si prefiere un oro olímpico o otro Grand Slam contesta: "Ambos, sería algo histórico".

"Los Juegos son tan importantes como un Wimbledon, por su historia, son algo grande por los deportistas de todas las disciplinas que hay aquí", comentó el tenista que festejará el día de la inauguración de los Juegos su 27 cumpleaños, aunque no tiene prevista ninguna celebración particular.

Para mí, que tengo tantos Grand Slam, los Juegos son un sentimiento especial

La de Pekín será la tercera participación olímpica del hombre de los doce grandes, tras las de Sydney y Atenas.

La primera fue especial para Federer, según recordó, porque allí conoció a su novia, por lo que de allí se llevó su "mejor recuerdo olímpico". En Atenas fue el abanderado de la delegación suiza, un honor que repetirá en la capital china.

Federer no está concentrado en la Villa Olímpica con el resto de los atletas suizos, sino en un hotel de la ciudad. "No me importa firmar autógrafos, pero no creo que esa sea la mejor forma de preparar los torneos", aseguró.