José Luis Escañuela y Gala León
El presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET) José Luis Escañuela y la capitana del equipo de Copa Davis, Gala León, durante la rueda de prensa ofrecida el miércoles 24 de junio 2015. FERNANDO VILLAR / EFE

El día a día deportivo le plantea muchos quebraderos de cabeza, y de muy diversa índole, al Consejo Superior de Deportes (CSD), pero los conflictos con una raíz económica son los que más se le están enquistando al organismo que preside Miguel Cardenal. Conflictos que se desgranan en nuevas discrepancias y que le aportan complejidad a unos acontecimientos que se ramifican. Una espiral. La raíz está en la economía, pero las diferencias se enquistan con un abanico de novedades en otros espectros. El pique con la Federación Española de Fútbol (RFEF) se encuentra en la cúspide, pero crece en notoriedad, y también suenan tambores de guerra, el existente con la Federación Española de Tenis (RFET).

No he conocido ninguna situación anterior en la que se haya acosado a una capitana o seleccionador en ninguna federación

En un contexto menguante donde cada euro público se examina con lupa, el marco legal fomenta e incluso exige la realización de auditorías en los ámbitos federativos. Aquí se encuentra el desencuentro fundamental entre Consejo y Federación.  El primero denuncia la falta de colaboración de la segunda durante más de un año natural para desempeñar sus funciones, por lo que dos de sus funcionarios acudirán este jueves a la sede para "inspeccionar los libros y demás documentos oficiales". Adicionalmente, el Tribunal de Administrativo del Deporte (TAD) inhabilitó este miércoles durante un mes al presidente José Luis Escañuela, quien inicialmente había sido expedientado en marzo, para ejercer sus funciones. La Federación, sin embargo, niega la mayor y califica de inventos todas esas acusaciones que, por otra parte, considera convenientemente teledirigidas. “Las actas se han remitido al presidente del Gobierno a Cardenal y al Tribunal Administrativo del Deporte”, proclamó Escañuela este miércoles

Más allá de lo económico, el CSD lamenta que la RFET tampoco ha sido transparente con los libros de actas de las reuniones de sus órganos de gobierno. Y aquí aparece el nombre de Gala León. Sus nombramientos como secretaria técnica de la Federación, primero, y como capitana del equipo de la Copa Davis, después, plantean algunas dudas de índole formal, a ojos del CSD acaso por quejas emanadas desde el mundillo de la raqueta. ¿Se ha seguido el procedimiento recogido en los estatutos? ¿Es una decisión personalista?

Este debate se ha contaminado con las quejas de muchos tenistas por el nombramiento de León en función al modo de proceder federativo o la supuesta inexperiencia de la extenista, con la indignación de algunas decisiones (como la reciente "destitución" del encordador de la Davis Xavi Segura) y, así se aborda el tema en muchos foros, con una pátina de discriminación machista, evidente para algunos sectores e inexistente para otros. La Federación, en este sentido, ha sido la primera. José Luis Escañuela, reincidente en este discurso, manifestaba este miércoles: "No he conocido ninguna situación anterior en la que se haya acosado a una capitana o seleccionador en ninguna federación. ¿Para qué se piden las actas de su nombramiento?".

La cuestión se complica más aún con una petición de reunión entre León y Cardenal no concretada, con supuestas negativas a la petición de la sede del CSD para su presentación como capitana y con el ahondamiento del conflicto de la capitanía de la Davis tras su entrada en el Senado y en el Congreso.  Deporte, política, economía, relaciones humanas… Un ‘Grand Slam’ peligroso donde la primera y única víctima, como colectivo, es el futuro del tenis español.