Alberto Bueno y Adriano
Alberto Bueno, del Rayo Vallecano, controla un balón frente a Adriano, del Barcelona. EFE

El FC Barcelona ganó su partido ante el Rayo Vallecano con la solvencia que dan cuatro goles a favor y ninguno en contra. Pero la de este sábado fue una victoria diferente: por primera vez en más de cinco años, el Barcelona acabó un partido oficial con menos posesión de balón que su rival. El Rayo tuvo un 51%, por un 49% del Barcelona. El año pasado, fue precisamente el Rayo el rival en Liga que más posesión tuvo ante el Barça, si bien no lo superó.

La última vez que el Barça perdió en esta estadística fue en mayo de 2008, en un partido de Liga ante el Real Madrid en el Bernabéu que ganaron los blancos por 4-1. Desde entonces, han pasado 315 partidos oficiales.

La posesión de balón ha sido durante los últimos años el santo y seña del juego del Barça. El llamado 'tiki-taka' está basado en un control constante del balón, con pases y más pases, hasta encontrar el hueco o a Messi y llegar al gol. Desde la llegada de Pep Guardiola en 2008 hasta este sábado, el FC Barcelona siempre había dominado este dato en todos y cada uno de los partidos oficiales que ha disputado.

Con Tito Vilanova siguió produciéndose esta circunstancia, incluso en partidos que el Barcelona perdió claramente, como los de las semifinales de Champions de 2013, en los que el Barça perdió por un apabullante global de 7-0 contra el Bayern de Múnich (precisamente, el nuevo equipo de Guardiola), eliminatoria de la que Xavi Hernández llegó a enorgullecerse por haber tenido más posesión que el equipo bávaro.

Pero todo ha cambiado con la llegada de Gerardo Martino. El técnico argentino ha cambiado algunas cosas en el Barcelona y la principal de ellas es que el equipo blaugrana ya no tiene la posesión como su principal arma. El pase largo está empezando a ganar terreno y los propios jugadores están empezando a asimilar estos nuevos conceptos. Gerard Piqué ha llegado a afirmar que "fuimos un poco esclavos del tiki-taka" o "si nos están apretando tirar dos balones largos no es malo".