Fórmula 1
Imagen del pasado GP de Francia de Fórmula 1. AGENCIAS

El antiguo copropietario de Toro Rosso, Gerhard Berger, declara al periódico suizo SonntagsBlick que la crisis afecta muy de lleno a la Fórmula 1, de la que da una imagen muy pesimista.

"Tenía que ver la Fórmula 1 como un negocio y no quiero negocios en un entorno que no es apropiado", dice.

Los organizadores de los circuitos tradicionales ya no pueden permitírselo

"A la F-1 no solo le afecta la crisis financiera mundial: la crisis de nuestro deporte también se debe a factores internos".

Berger explicaba que 'no puede permitirse' llevar un equipo e insiste en que Red Bull también quiere tener la propiedad completa para tener las 'manos libres' en la dirección de sus equipos.

Soluciones

Berger dijo que la F1 necesitará para salir con bien de la situación actual "la máxima habilidad por parte de Bernie Ecclestone".

El ex de Toro Rosso, quien cree que lo ha dejado en el momento adecuado, insiste: "La Fórmula 1 está en una situación precaria. Los organizadores de los circuitos tradicionales ya no pueden permitírselo. Los altos costes suponen que ya no puede cubrirse con los patrocinadores normales".