kimi
El piloto finlandés del equipo Ferrari de Fórmula Uno Kimi Raikkonen celebra la victoria conseguida en el circuito de Magny Cours, Francia (Efe). EFE

El resurgimiento en el Gran Premio de Francia de la escudería Ferrari se convirtió de manera inesperada en un factor que acabó aliándose, al menos por una vez, con el piloto español Fernando Alonso (McLaren-Mercedes), quien encontró en los bólidos rojos una ayuda para frenar la asombrosa progresión de su compañero de equipo, el británico Lewis Hamilton.

El triunfo en Magny-Cours del finlandés Kimi Raikkonen y el segundo puesto del brasileño Felipe Massa acabó siendo considerado por Alonso como un buen resultado, habida cuenta de que le permitió a él ceder sólo cuatro puntos respecto a Hamilton en una carrera que se le puso muy cuesta arriba el sábado, cuando una avería en la caja de cambios le impidió pelear por la 'pole' y lo relegó al décimo puesto de la formación de salida.

El triunfo en Magny-Cours del finlandés Kimi Raikkonen y el segundo puesto del brasileño Felipe Massa acabó siendo considerado por Alonso como un buen resultado

Los dos primeros puestos los coparon dos pilotos clasificados en la general del Mundial por detrás de los dos de McLaren-Mercedes, que se han acercad a Alonso pero han impedido el despegue de un Hamilton que sigue asombrando con ocho podios en sus ocho primeras carreras en la Fórmula Uno y que manda en el Mundial con catorce puntos de renta sobre el español, 17 sobre Massa y 22 respecto a Raikkonen.

Fernando Alonso dijo el viernes, tras las dos primeras sesiones de entrenamientos libres en Magny-Cours, dominadas por los pilotos de Ferrari, que esta circunstancia permite disipar en cierta medida un interés que estaba centrado exclusivamente en la rivalidad entre los dos hombres de McLaren-Mercedes. "Así puede verse que también hay un equipo contra el que luchar y que no sólo peleo contra Hamilton" , dijo.

Ferrari frenó en seco el domingo la imparable marcha de Hamilton, que había ganado anteriormente, y de forma consecutiva, las dos anteriores carreras, los grandes premios de Canadá y Estados Unidos.

Tras lo sucedido el sábado en la sesión de clasificación el objetivo de Alonso era perder la menor cantidad de puntos posible, habida cuenta que Hamilton iba a salir a día siguiente desde el segundo puesto de la parrilla.

Alianza momentánea

Después de la carrera, y pese a que los Ferrari volvieron a la pelea y a ser más competitivos, Alonso entendió que casi le hicieron un favor al hacer que Hamilton sumara en Magny Cours sólo seis puntos, por los dos que el español se llevó a su casa.

La alianza con Ferrari no deja de ser momentánea y circunstancial, ya que ahora Massa está amenazando el segundo puesto de Alonso

La alianza con Ferrari no deja de ser momentánea y circunstancial, ya que ahora Massa está amenazando el segundo puesto de Alonso, del que le separan sólo tres puntos, y Raikkonen se ha situado a ocho. Los Ferari vuelven a ser la amenaza pese a que el domingo hicieron que el resultado de Francia fuera el menos malo para el piloto español.

Lo cierto es que, pese a todo, el Mundial se le complica cada más a Alonso. Además, la semana que viene se disputa el Gran Premio de Gran Bretaña, en casa de Hamilton. Allí el inglés estará más crecido que nunca y tratará de brindar otro gran actuación a su afición, que ha encontrado en él al aliciente que desde hace mucho tiempo no tenían.