Examen en la montaña

Un motivado Pereiro llega a los Alpes como líder de un Tour que hoy descansa; ayer venció el francés Fedrigo.
Ceda el paso. El líder Óscar Pereiro abraza a Landis, anterior amarillo, antes del comienzo de la etapa. (EFE)
Ceda el paso. El líder Óscar Pereiro abraza a Landis, anterior amarillo, antes del comienzo de la etapa. (EFE)
El francés Pierrick Fedrigo se adjudicó ayer la decimocuarta etapa del Tour de Francia, disputada entre Montélimar y Gap sobre 180,5 kilómetros, después de derrotar en el sprint al italiano Salvatore Commesso, con el que mantenía una escapada.Ambos eran los últimos corredores de una fuga de seis ciclistas que se fraguó en el kilómetro 40 de la jornada. Una caída, en la que el español David Cañada se rompió una clavícula y el belga Verbrugghe se fracturó una pierna, redujo la fuga a tres exponentes.

El puerto, clave

La subida al Col de la Sentinelle, a nueve kilómetros de la meta, se le hizo dura al belga Mario Aerts (que terminó cazado por el pelotón) y  dejó el dúo que se jugó la victoria ante la presión del grupo, que a punto estuvo de cogerles.

Entre los favoritos no hubo ataques. Óscar Pereiro podrá disfrutar de amarillo el día de descanso de hoy... porque los Alpes llegan mañana.

Un líder que conoce el ‘top ten’

El nombre de Óscar Pereiro Sio se ha hecho más popular después de que el sábado se convirtiese en el noveno español en vestir de amarillo. Nacido un 3 de agosto de 1977 en Mos (Pontevedra), Pereiro ha sido décimo en la general del Tour en los dos últimos años (2004 y 2005). «No sé qué pasará en los Alpes pero tengo mucha ilusión por seguir de líder», señalaba ayer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento