Everton Luiz
Momento en el que Everton Luiz es consolado por sus compañeros de equipo, al finalizar el partido. Youtube / SD Partizan

El jugador brasileño del Partizán de Belgrado (Serbia) Everton Luiz abandonó el pasado domingo el terreno de juego entre lágrimas, al final del encuentro ante el Rad Belgrado, después de haber sido víctima de insultos racistas procedentes de la grada.

No pude retener las lágrimas porque recibí insultos racistas desde la grada en los 90 minutosCada vez que Everton Luiz tocaba la pelota se escuchaban gritos de "mono" desde un sector de la afición local del Rad. Además, poco antes del final del partido, un grupo de hinchas desplegaron una pancarta dirigida al brasileño, motivo por el cual el juego fue interrumpido durante unos minutos.

Cuando el árbitro pitó el final, Everton Luiz se dirigió a ese sector de la grada para dedicarles un gesto de desprecio con el dedo levantado, según imágenes capadas por las televisiones locales. Este gesto provocó el enfado de los jugadores del Rad, que se encararon con el brasileño. La policía tuvo que intervenir para que esos enfrentamientos no llegaran a más en el césped.

En las imágenes se puede observar a Everton salir del campo llorando, siendo consolado por sus compañeros. Es un regreso a la realidad del fútbol serbio", lamentó después del duelo el entrenador del Partizán, Marko Nikolic. "No pude retener las lágrimas porque recibí insultos racistas desde la grada en los 90 minutos", afirmó el futbolista, en una información recogida por AFP, a la televisión local.

"Me quedé impactado por la actitud de los jugadores rivales, que en lugar de calmar la situación apoyaban ese comportamiento", afirmó, asegurando que quiere "olvidarlo lo antes posible". El partido lo ganó el Partizán (1-0), que se mantiene segundo en la clasificación, con 51 puntos, por detrás del Estrella Roja, que tiene 6 puntos más.