Cadel Evans celebra su maillot amarillo
Cadel Evans celebra su liderato del Tour 2008 (REUTERS). REUTERS

El australiano Cadel Evans, segundo en las dos últimas ediciones del Tour de Francia, no estará en la próxima Vuelta Ciclista a España, que comienza en Granada el día 30 de agosto. Evans, cuarto en la pasada edición, se perderá la ronda española por culpa de unas molestias en su rodilla derecha que ya le torturaron durante la disputa de la prueba contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Pekín, en la que acabó quinto.

Daniel De Neve, uno de los dos doctores del equipo Silence-Lotto, confirmó que estas molestias "son mucho más serias de lo esperado" y Evans, que está siendo tratado por un especialista italiano, permanecerá entre seis y ocho semanas en reposo. "Hemos optado porque acabe la temporada", dicen desde el equipo. La intención de Evans es evitar una intervención quirúrgica.

Su compatriota Matthew Lloyd será su sustituto. Evans, que iba a ser uno de los grandes reclamos de la Vuelta, cede sus galones al ucraniano Popovych, uno de los grandes fichajes de esta temporada del Silence y que, sin embargo, no ha confirmado estas últimas temporadas todo el potencial que se le presumía cuando acabó tercero en el Giro de Italia de 2003.

¿Cara a cara entre Sastre y Contador? 

Las ausencias de Evans y el ruso Denis Menchov, vigente ganador, le restan atractivo a una prueba en la que, pese a todo, destaca el duelo entre los dos últimos ganadores del Tour, Alberto Contador y Carlos Sastre, y sus equipos, el Astaná y el CSC-Saxo Bank, respectivamente. Con permiso de otro español, Alejandro Valverde.

"No creo que sea un mano a mano entre Sastre y yo. Hay varios corredores buenísimos que lucharán por la victoria", dice Contador. Pero el de Pinto, tras ganar el Giro 2008, aspira a lograr las tres grandes carreras por etapas, la triple corona, en dos temporadas. Sastre, por su lado, portará el dorsal 1.