Arroyo cambia la NBA por jugar en Europa

  • Los españoles Navarro y Garbajosa emprendieron el mismo camino.
  • El Olympiacos le habría ofrecido a LeBron James 50 millones de euros.
  • La depreciación del dólar frente al euro, una de las claves.
Juan Carlos Navarro posa con la camiseta del Barcelona, en su vuelta al equipo. (EFE)
Juan Carlos Navarro posa con la camiseta del Barcelona, en su vuelta al equipo. (EFE)
EFE

La NBA ya no es lo que era. Ésa es la conclusión que puede extraerse a la luz de las últimas migraciones que se han producido en la considerada como mejor liga de baloncesto del mundo.

El último caso ha sido el del base puertorriqueño Carlos Arroyo, que ha dejado los Magic de Orlando para fichar por el Maccabi de Tel Aviv israelí.

Y es que la fuga de talentos en la NBA continúa el camino emprendido en su día por Fotsis, Raúl López, Macijauskas, Jasikevicius, Spanoulis o Ilyasova.

Juan Carlos Navarro ha abandonado la disciplina de los Grizzlies de Memphis para jugar de nuevo en el Barcelona e idéntico camino ha seguido Jorge Garbajosa, que junto al argentino Delfino, se ha dejado seducir por la fuerte oferta económica del Khimki ruso para hacer las maletas desde Toronto.

Nenad Krstic (Nets) al Triumph de Moscú, Bostjan Nachbar (Nets) al Dynamo de Moscú y Primoz Brezec (Toronto) a la Lottomatica de Roma son otros ejemplos de jugadores NBA que regresan a Europa.

Las estrellas americanas, aún lejos

Aún queda mucho para que los clubes europeos puedan tontear con las grandes estrellas americanas debido a sus grandes suelos (más de 20 millones de euros de ficha en algunos casos), pero la depreciación del dólar frente al euro ha permitido que cada vez haya menos diferencias.

¿Se imaginan a LeBron James en la Euroliga? El Olympiacos podría haberle ofrecido alrededor de 50 millones de euros por jugar en Grecia, algo que ya hizo una vieja estrella de la NBA: Dominique Willkins, que fichó en 1996 por el Panathinaikos por una enorme cantidad de dinero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento