Sin embargo, el pívot Junyet asegura que les dejó «un mal sabor de boca por cómo perdimos» y quiere quitarse el sábado la espina ante al Granada. Al menos tres autobuses viajarán con el equipo a animarle.