Isidre Esteve fue sometido en el hospital Vall d'Hebrón de Barcelona a una operación quirúrgica para implantarle un estimulador de ondas magnéticas que podría suponer una "mínima mejora" en la sensibilidad de sus piernas, según la opinión de los médicos responsables de la intervención.

El tratamiento "experimental", según subrayaron los doctores que comparecieron hoy ante la prensa para explicar la situación del piloto, lesionado en la médula tras sufrir un accidente el pasado 23 de marzo, consiste en la implantación de un cilindro de unos doce centímetros de longitud y uno de grosor conectado a seis electrodos (tres por encima de la zona de la lesión y tres por debajo) que emiten impulsos eléctricos con el objetivo de mejorar la sensibilidad de las piernas de Esteve, cambiando la polaridad cada 15 minutos.

La mejora no ha superado el 1% en los diez casos que se ha probado

El doctor Carles Villanueva, coordinador de la unidad de cirugía de la columna del hospital Vall d'Hebrón, explicó que sólo se ha usado en diez casos en los que "la mejora neurológica no supera el 1%".

Por ello, los médicos destacaron que el tratamiento, llamado Andara OFS, no asegura ni mucho menos que el piloto de KTM recupere la movilidad de las piernas.

"Hemos advertido a Isidre Esteve de que el margen de mejora es mínimo. Pese a ello, él ha decidido asumir el riesgo, que por otra parte es bajo porque la operación es relativamente sencilla", comentó Villanueva, encargado de llevar a cabo la operación.

La intervención, prevista para el día de ayer, pero aplazada porque Esteve presentaba un proceso febril, se llevó a cabo este miércoles porque, según el historial médico existente, no pueden pasar más de 18 días desde la lesión hasta la implantación del estimulador magnético.

Esteve, además, deberá someterse a una nueva intervención dentro de quince semanas, para que se le retire el estimulador de ondas. Hasta entonces, seguirá en el hospital, donde comenzará la rehabilitación en pocos días.

La Fundación 'Wings for life', impulsada por el ex piloto de motocross austríaco Heinz Kinigadner para investigar las lesiones medulares, y el equipo del piloto han sido los encargados de financiar la intervención quirúrgica. "Para el hospital, ha tenido un coste cero", explicaron los médicos.

Un tratamiento "experimental"

"En este hospital recibimos 90 lesionados medulares al año y no podemos levantar esperanzas en vano ni hablar de milagros", especificó Ampar Cuxart, responsable del servicio de rehabilitación del centro médico.