Ayer fue el centrocampista Diarra el que lo advirtió: «Nuestro vestuario está muy vivo, nos llevamos todos muy bien, somos una gran familia y eso se ve sobre el terreno de juego. Estamos muy bien, por eso estamos un pelín por encima de todos nuestros rivales y mejor también que el Barcelona».