Tragedia en Egipto
La policía observa desde el cesped mientras aficionados egipcios se enfrentan en las gradas del estadio de Port Said. EFE

Los aficionados alemanes que acudan a los estadios en el estado de Mecklenburg-Vorpommern podrían llegar a tener que someterse a un 'escáner' de sus rostros, como medida para intentar erradicar a los aficionados violentos de los campos de fútbol germanos.

La propuesta inicial es la de comparar los datos biométricos obtenidos, con los de una base de datos donde estarían registrados aquellos aficionados con pasado delictivo, para poder impedirles la entrada y evitar así altercado alguno.

Sin embargo, el ministro de Interior del estado de Mecklenburg-Vorpommern, Lorenz Caffier, argumentó que las medidas preventivas frente a los 'hooligans' no estaban funcionando como se esperaba.

"Con la ayuda de los lectores de cara, los violentos podrán mantenerse fuera de los estadios", valoró Caffier.

La medida surge dos días después de que Egipto viviera una de las tragedias más grandes en un estadio de fútbol, con el fallecimiento de más de 70 personas por enfrentamientos entre hinchadas, en Port Said.