La llama olímpica preside el estadio olímpico
La llama olímpica arde en el pebetero en el estadio olímpico durante los Juegos de Londres 2012 en la capital del Reino Unido. Michael Kappeler / EFE

El estadio olímpico levantado para los Juegos Olímpicos de Londres de 2012 no se está utilizando a pleno rendimiento, concluyó este lunes un comité de expertos de la Cámara de los Lores británica. En un informe divulgado este lunes, el comité del legado de los Juegos de la Cámara de Lores señaló que el estadio, que costó 429 millones de libras (512 millones de euros), es un "bien nacional que se debe utilizar al máximo". Los Juegos, según se admitió, acabaron costando más de lo que se había previsto.

El estadio costó 429 millones de libras (512 millones de euros)

Aunque los expertos reconocieron el éxito de la pasada edición de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, instaron al Gobierno británico a "nombrar a un ministro para asumir la responsabilidad del legado que dejó esta cita deportiva".

El grupo también afirmó que "el impulso político se ha perdido" y criticó la falta de ambición por parte del Gobierno para la "construcción de oportunidades" derivadas de la celebración de esta cita deportiva mundial. "El Gobierno mantiene su compromiso de construir el legado de los Juegos en beneficio de todo el país y de las próximas generaciones", aseguró un portavoz del Ministerio británico de Cultura, Medios y Deporte, que recordó que el legado de Londres "ha sido aclamado por el Comité Olímpico Internacional como modelo para las futuras citas olímpicas".

El informe también criticó la distribución geográfica de los beneficios económicos derivados de los Juegos, que crearon 15.000 puestos de trabajo en sureste de Londres pero únicamente siete en la zona nordeste. El estadio olímpico de Londres prevé acoger tras las obras de reconstrucción conciertos musicales, la Copa del Mundo de Rugby en 2015 y los Mundiales de Atletismo en 2017.