El Espanyol perdona

El conjunto de Lotina controló el partido, pero se durmió al final y el Sevilla empató en el minuto 94
Armando Sá intenta escaparse de la presión del jugador del Sevilla Jesús Navas.
Armando Sá intenta escaparse de la presión del jugador del Sevilla Jesús Navas.
Chema Moya/E.F.E.
Al Espanyol le faltó ayer un poco de garra para haber sentenciado un partido que tenía controlado y lo acabó pagando caro. Dejó que el Sevilla se creciera cuando apenas daba señales de vida y se encontró con un gol en contra en el tiempo añadido, que echó por la borda el trabajo anterior.
 
Lotina planteó una sólida defensa, en ocasiones con cinco hombres, para frenar a Saviola y la apuesta le salió bien porque los andaluces se estrellaron una y otra vez contra el muro blanquiazul. El Espanyol, en cambio, abrió bien el campo por las bandas y al cuarto de hora se encontró con el gol. Juanfran centró desde la izquierda y un Fredson en racha cabeceó el balón a la red. Kameni salvó luego un susto de Saviola y el Espanyol tomó el control del partido.
 
Poca profundidad
 
El control catalán, no obstante, fue demasiado horizontal y no dio frutos. Muchos pases en horizontal y pocos disparos a puerta. Sólo De la Peña intentó poner criterio y algún pase suyo estuvo cerca de convertirse en gol. El Sevilla apenas atacó hasta mediada la segunda parte, cuando vio que el tiempo se le venía encima y se fue arriba.
 
Primero avisó Kepa y luego Kanouté, pero Kameni estuvo atento para desbaratar el peligro. La jugada fatídica se produjo en el minuto 94, en una acción de Jesús Navas que culminó Moisés en su propia puerta.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento