Colom se impone en la quinta etapa de la Dauphiné Liberé.
Colom entra en meta junto a su compañero de filas Alexandre Vinokourov. REUTER

El español Toni Colom, del equipo Astana, se ha impuesto en la quinta etapa de la Dauphiné Liberé, disputada este viernes entre Nyons y Digne les Bains, de 195 Kilómetros, en la que entró destacado junto a su compañero Alexandre Vinokourov, en un festival del equipo que redondeó Andrey Kashechkin manteniendo el jersey de líder.

Colom invirtió un tiempo de 4h.39:28. A 14 segundos entró un grupo con 6 corredores y a 3.21 el grueso del pelotón con el líder incluido. En este jornada se ha retirado el español Alejandro Valverde debido a una enfermedad.

El kazako Andrey Kashechkin, en una jornada tranquila para sus intereses de conservar el liderato, terminó entre la multitud del pelotón principal a 3:21, suficiente para afrontar la próxima y decisiva etapa de montaña con posibilidades de victoria final. En la general, supera en 14 segundos al francés Moreau (Ag2r) y en 25 segundos al ruso Menchov.

Colom recogió el premio a su valentía y decisión al atacar a 25 kilómetros de meta, con un ataque fulminante que resultó ser decisivo para vivir su día de gloria, dejando atrás a 21 escapados. Fueron varios rivales los que intentaron ponerse a rueda del mallorquín, pero su fuerza le permitió hacer una primera selección de 13 corredores, con Chente García Acosta e Iker Camaño en el grupo y poco más tarde quedarse solo ante el tramo final de la etapa.

Llegada en ´familia´.

A un kilómetro de la cima el español recibió la agradable visita de su jefe de filas, empeñado en demostrar que su actuación en el Mont Ventoux, donde perdió siete minutos, no delata baja forma. Ambos se ayudaron en rápidos relevos, sin mirar atrás, ajenos a la reacción del colombiano Leonardo Duque y del francés Clement, que veían que su esfuerzo en la persecución era estéril. Con el escenario controlado, Colom habló con Vinokourov y le ofreció la victoria al vencedor de la Vuelta, pero éste no pudo permitir que Colom se quedara sin saborear la miel del triunfo.

Este sábado se disputa la sexta etapa entre Gap y Valloire, de 198 Kms, con la Croix de Fer y el Telegraphe, dos colosos del Tour, éste último a 6 kilómetros de meta.