España ya vuelve a meter miedo
Pau Gasol se cuelga de la canasta durante el partido de ayer. (EFE)

España ya está afinada. Como un buen estradivarius. Justo a punto para los cuartos de final, donde ya está clasificada y será primera de grupo si un desastre natural mañana ante Israel no lo impide. Tras el tropiezo ante Croacia, la selección española ha reaccionado con dos grandes triunfos ante Grecia y Rusia. Si la victoria ante los griegos sirvió para que el equipo de Pepu Hernández recordara de nuevo lo que significaba competir, ayer, ante Rusia, un conjunto invicto y temible en el Eurobasket, el combinado nacional volvió a dibujar el BA-LON-CES-TO que les dio la corona mundial hace más de un año en Japón.

Y eso que España no le cogió el ritmo al partido hasta el segundo cuarto, cuando acabó cinco arriba al descanso (35-40) pese a los intentos de Kirilenko. El parón mostró a un equipo español muy completo que, de la mano de Calderón, fue erosionando al rival gracias al acierto de un recuperado Navarro, un acertado Garbajosa y un inspirado Reyes. Doce puntos (51-63) a falta de un sólo periodo fueron suficiente renta para que los rusos tiraran la toalla.