Pau Gasol entrando a canasta.
Pau Gasol entra a canasta en el amistoso que enfrenta a España y Venezuela. EFE/Santi Otero

Un palmeo sobre la bocina de Felipe Reyes dió ayer la victoria a la selección española de baloncesto en un amistoso frente a Venezuela en el que los hombres de Sergio Scariolo han sufrido más de lo esperado ante la intensidad desplegada por el combinado sudamericano.

Los desajustes defensivos, la falta de rodaje y las pruebas que puso en pista el técnico italiano fueron una losa ante un equipo que, al contrario que España, salió con las ideas muy claras desde el principio.

La intensidad con el que saltó el combinado sudamericano al campo fue superior. Esto fue suficiente para desarbolar a un equipo que aún necesita más recorrido y la movilidad de Gregory Vargas hicieron el resto.

Sólo un arreón final, coincidiendo con la salida a pista de Rudy Fernández y Nikola Mirotic, permitió a los de Scariolo cerrar el primer cuarto con una tímida ventaja (20-17).

Los venezolanos ganaban en efectividad e intensidad

Sin embargo, los venezolanos volverían a saltar más enchufados en el segundo cuarto. Dos triples consecutivos de César García y un dos más uno de José Vargas mediado el parcial lanzaron al conjunto sudamericano cuatro arriba.

Fue entonces cuando España, con Pau Gasol y Reyes en pista, recuperó su mejor versión ofensiva y encadenó varios minutos en los que se demostró la superioridad bajo aro.

Sin embargo, la intensidad de los venezolanos seguía siendo un factor determinante y la vinotinto aguantó el envite para dejar abierto el partido antes de afrontar el segundo tiempo (40-37), que continuó por los mismos derroteros. Demasiados desajustes defensivos y falta de intensidad de los hombres de Scariolo.

Eso sí, la innegable calidad individual de los jugadores españoles permitió ofrecer momentos de buen juego, que se tradujeron en una ventaja máxima de ocho arriba (63-55) en los últimos compases del tercer cuarto.

Felipe Reyes le dió el partido a España con un palmeo sobre la bocina finalPor aquel entonces, los venezolanos estaban empezando a notar el desgaste físico y los hombres de Scariolo aprovecharon para intentar matar el partido. Sin embargo, cuatro triples prácticamente consecutivos y mal defendidos mediado el último cuarto propiciaron un parcial de 14-2 para el cuadro sudamericano, que se puso con seis de ventaja (67-73) a falta de tres minutos.

Fue entonces cuando España sacó la artillería. Pau, Rudy y Reyes se pusieron el mono de trabajo y en apenas un minuto firmaron un parcial de 7-0 que devolvía la igualada y dejaba el partido totalmente abierto para los últimos compases. Hasta tal punto que tuvo que ser Reyes quien, sobre la bocina y al segundo intento, palmeara un balón muerto y diera la victoria a España sobre la bocina final.

Ficha Técnica:

82 - España: Pau Gasol (15), Sergio Rodríguez (5), Reyes (16), Llul (8), Abrines (4) -quinteto inicial-; Rudy (13), Hernangómez (2), Ribas (5), Claver (-), San Emeterio (-), Mirotic (9), Aguilar (2), Rabaseda (3) y Vives (-).

80- Venezuela: Gregory Vargas (11), José Vargas (15), Anthony Pérez (15), Graterol (12), Colmenarez (6) -quinteto inicial-; Aranguren (-), Zamora (-), Cubillán (1), César García (8), Varela (-), Miguel Ruiz (2), Javinger Vargas (8), Guillent (-) y Lewis (3).
 
Incidencias: Partido amistoso de la gira de preparación de la Selección Española de cara al Eurobasket disputado en el Coliseum Burgos ante unos 9.000 espectadores. Fue el primer evento deportivo que acogió el nuevo pabellón multiusos de la ciudad.