España-Angola
Valero Rivera celebra un gol ante Angola. EFE

La selección española de balonmano selló este lunes su clasificación matemática para los octavos de final del Mundial de Francia, tras imponerse por un contundente 42-22 a Angola, en un encuentro que sirvió para que España otorgase minutos a sus jugadores menos habituales.

Una oportunidad que no desaprovecharon jóvenes como el lateral Alejandro Costoya, que hasta ahora no había gozado de ni un solo minuto en el torneo, o el extremo Ángel Fernández, que aprovechó para inaugurar su casillero de goles, tras no poder hacerlo ni ante Islandia, ni Túnez.

Y es que poco interés más que el conocer si los menos habituales eran capaces de aprovechar la ocasión que les brindó Jordi Ribera tuvo un encuentro que el conjunto español dejó sentenciado ya a los diez minutos de juego con un contundente 10-2.

Un ritmo de gol por minuto que hizo pensar en la posibilidad de que los Hispanos pudieran superar los cuarenta goles de ventaja que tienen como récord en un Mundial, desde que se ganaron por 51-11 a Australia en el campeonato disputado en 2013 en España.

Marca que pareció todavía más factible tras la expulsión con tarjeta roja directa a los 9 minutos del portero angoleño Gilberto Figueira, el mejor hasta entonces del cuadro africano, tras llevarse por delante en un contraataque al extremo español Ángel Fernández.

El contundente marcador permite a España afrontar las dos últimas jornadas, en las que se medirá con Macedonia y Eslovenia, con el billete asegurado para unos octavos de final.