A decir verdad no sirve para consuelo de casi nadie, pero al menos la selección española jugará frente a Rusia por el decimotercer puesto del Mundial de balonmano en la ciudad de Porec, después de vencer hoy a Rumanía con claridad (40-32) en Pula.

En Porec pondrá punto y final a un desastroso Mundial. El premio será ganar la Copa Presidente, un torneo que ha reunido a los eliminados de la primera fase y que para equipos como el español o el ruso es el final de una agonía.

A la defensa española le faltó concentración e intensidad en el primer tiempo

Ante Rumanía, el portero José Javier Hombrados estuvo sensacional, especialmente en el primer periodo, aunque a la defensa española en 6-0 le faltó concentración e intensidad, especialmente en el trabajo sobre los pivotes. Un enorme desconcierto en los últimos minutos del primer periodo facilitó un marcador más apretado al descanso (16-19).

Tras la pausa, España recuperó el ritmo. El partido se convirtió en un festival de contraataques, por lo que los extremos españoles aumentaron su casillero particular de manera considerable: Ugalde sumó 9 goles y 8 Víctor Tomás.

- Ficha técnica:

32 - Rumanía (16+16): Popescu (Stanescu); Buricea (3), Nicolae, Petrea (5), Stavrositu (1), Ghionea (7,3p), Georgescu (4), Pirianu (2), Jurca (2), Irimescu (4,1p), Rohozneanu, Iacob (1), Cozma (3).

40 - España (19+21): Hombrados (Sierra); Entrerríos (5), Rocas (1), Ugalde (9), Cañellas (4), Garabaya, Andreu (1), Morros (5), Juanín, Romero (1), Ruesga (6), Tomás (8,1p), Víctor Hugo.

Árbitros: Stanojevic y Visekruna. Excluyeron a Nicolae, Irimescu, Iacob, Entrerríos, Andreu (2) y Víctor Hugo.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Copa Presidente (puestos 13 al 24 del Mundial de balonmano) disputado en el Soport Centre de Pula (Croacia) ante unos 1.200 espectadores.