El partido entre las selecciones nacionales de España e Inglaterra, que se disputa este lunes en el estadio Benito Villamarín de Sevilla, ha sido declarado de alto riesgo. La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) asegura que se llevará a cabo un dispositivo especial de seguridad superior a un Betis-Sevilla.

Las fuerzas del orden extremarán precauciones con los 3.000 seguidores británicos, que estarán custodiados por policía inglesa y stewards privados que viajan desde Londres además de la policía nacional. Algunos de los cerca de 2.500 hinchas ingleses desplazados han protagonizado ya varios altercados desde su llegada a la capital andaluza, especialmente destrozos en el mobiliario urbano.

El departamento de seguridad e integridad de la RFEF está en contacto con la policia nacional y local así como con la policía inglesa para coordinar el dispositivo para este partido, correspondiente a la UEFA Nations League.