Casillas y Ramos
Sergio Ramos se interesa por el estado de ánimo de Casillas. EFE

Una puñalada en el corazón del campeón del mundo. Holanda se tomó la revancha de la final del pasado Mundial y lo hizo sin piedad, con saña, pisoteando a una España irreconocible (5-1) que hizo el ridículo el día en el que todos estaban pendientes de ver el debut del vencedor en Sudáfrica. Una derrota para reflexionar, especialmente por la manera humillante en la que se ha producido.

El destino fue cruel, mucho, con la selección española. El inicio de partido pareció un 'deja vu', un  homenaje a aquella final de Sudáfrica. Cada acción parecía un guiño a aquel partido, y en la primera parte se repitieron varios de los sucesos que hicieron a España campeona del mundo aquel inolvidable 11 de julio de 2010.

Los cambios de Del Bosque desarmaron a España: Pedro y Torres no fueron solución

Dominio absoluto del balón de 'la roja', duras entradas holandesas, una falta fuera de lugar de De Jong y un mano a mano desbaratado por Casillas... todo recordaba a aquel partido. En esta última acción, esta vez la parada no fue tan mágica como aquella a Robben, pero a Sneijder se le hizo de noche al encarar a Casillas, la bestia negra de por vida de los holandeses, y disparó demasiado centrado.

España tocó bien el balón, especialmente cuando se juntaron Xavi, Iniesta y Silva, pero esta vez tienen una referencia arriba que les da una variedad hasta ahora desconocida. Diego Costa no paró de desmarcarse y con unos pasadores de tantos quilates eso es una mina.

Y así llegó el primer gol. Xavi recibió entre líneas tras una combinación entre los tres bajitos y su fantástico pase lo recogió Costa, que recortó y cayó en el área. No pareció penalti, pero para el árbitro sí lo fue y Xabi Alonso no perdonó desde los 11 metros.

España sonreía, disfrutaba. Un maravilloso pase de Iniesta lo recogió Silva, pero el canario, solo ante el portero, no finalizó la jugada con contundencia y el segundo gol no llegó.

Ese tanto que no llegó fue un punto de inflexión en el partido, se acabaron los recuerdos, era la hora de la revancha de Holanda. Un centro larguísimo de Blind lo remató Van Persie ante la indecisión de los centrales y de Casillas para empatar justo antes del descanso.  Un mazazo.

Tras el descanso Holanda castigó a España donde más le duele. Buscó la espalda de los dos centrales, aprovechó la velocidad de Robben y Van Persie y destapó absolutamente todas las carencias de España. Así llegó el tanto del extremo del Bayern, que controló en el área con comodidad, desnudó a la cintura de Piqué y fusiló a placer a Casillas. Era su venganza, casi cuatro años después.

Mala actuación de Casillas, que falló en varios de los goles

El equipo de Del Bosque estaba hundido, y la reacción del seleccionador fue dar entrada a Pedro y Torres. Más velocidad, sí, pero se perdió totalmente el sentido del juego, el control del balón. Holanda olió la sangre y las ganas que tenía de llevar a cabo su particular 'vendetta' hicieron el resto.

Primero fue con una falta lateral que remató Vrij después de que nadie despejara un balón en el área pequeña, pero lo peor estaba aún por llegar. Un error garrafal de Casillas, que controló mal el balón con los pies, le regaló el gol a Van Persie, que no desaprovechó el regalo del otrora mejor portero del mundo.

Pero la guinda, la puñalada en el corazón de España fue el quinto gol. Otra pérdida de balón, carrera de Robben que le gana la partida a Ramos, y recortó en varias ocasiones a un Casillas que se arrastró por el suelo impotente, sabedor de que hoy era imposible frenar al diablo holandés.

Pudo caer el sexto, y el séptimo. España fue una caricatura de sí misma, el peor campeón que se recuerda en un Mundial y ahora llega el momento de hacer una profunda reflexión. Lástima que haya habido que esperar a una humillación de tal magnitud para darnos cuenta.

- Ficha técnica:

1 - España: Casillas, Azpilicueta, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba, Busquets, Xabi Alonso (Pedro, m.62), Xavi, Iniesta, Silva (Cesc, m.78) y Diego Costa (Fernando Torres, m.62).

5 - Holanda: Cillessen; Janmaat, Vlaar, De Vrij (Leroy Fer, m.76), Martins Indi, Blind; De Guzmán (Wijnaldum, m.62), Nigel De Jong, Sneijder, Robben; y Van Persie (Lens, m.78).

Goles: 1-0, m.27: Xabi Alonso de penalti. 1-1, m.44: Van Persie. 1-2, m.54: Robben. 1-3, m. De Vrij. 1-4, m.72: Van Persie. 1-5, m. Robben.

Árbitro: Amonestó a Casillas por España; y a De Guzmán, De Vrij y Van Persie por Holanda.

Incidencias: primer partido del Grupo B del Mundial de Brasil, disputado en el Arena Fonte Nova de Salvador ante 48.173 espectadores.