Brasil - España en el Mundobasket 2014
El pívot de la selección de España Marc Gasol machaca la canasta ante Brasil en el Mundial de baloncesto. JORGE ZAPATA / EFE

La primera fase de España en el Mundobasket no puede tener otra nota que un sobresaliente. Encuadrada en el grupo, a priori, más complicado del campeonato, el equipo anfitrión ha superado a todos sus rivales con gran contundencia y lanza un serio aviso: quieren el oro.

Con un rival -a priori también- asequible en octavos de final, Senegal, la selección española ha demostrado un gran número de virtudes y pocos, muy pocos puntos débiles. El equipo africano no debe suponer ningún problema, pero después habrá, si todo va como se espera, tres partidos de gran exigencia sin margen de error.

Puntos fuertes

Pau Gasol: Está siendo el hombre del campeonato. Domina los partidos a placer y anota con una fluidez extraordinaria. Además, rebotea e intimida en defensa, lo que le convierten en un jugador imparable en el ‘basket FIBA’. Sus números impresionan: 21,2 puntos y 5,6 rebotes con un 61,9% de acierto en tiros de campo en 25,8 minutos de juego.

Orenga le ha dado el mando a Ricky y éste está respondiendo a esa confianza

Poderío interior: A Pau hay que sumar su hermano Marc Gasol y Serge Ibaka. Este trío lo tiene todo: intimidan en defensa, apenas conceden rebotes de ataque, pasan el balón con fluidez y anotan con constancia. Nadie ha podido pararlos hasta ahora, ni siquiera los interiores NBA de Brasil. Es la gran amenaza de este equipo.

Por si fuera poco, Felipe Reyes es el cuarto hombre, un jugador de plenas garantías para dar un pequeño respiro a Pau, Marc y Serge.

Ricky, con confianza: Es el base titular y está respondiendo a la confianza de Orenga, que le ha dado los galones del equipo. Su desacierto en el tiro en algunos partidos no está lastrando su juego, y el de El Masnou está atrevido en las penetraciones y dirigiendo con acierto. Ante Serbia demostró que está pleno de moral y que se siente una pieza importante en España, algo crucial para su juego.

No anota demasiado (5,4 por noche), pero rebotea muchísimo para ser un base (4,8), asiste sin parar (5,8)... y roba ¡3,2 balones por partido!.

Llull, el chico para todo: La sorpresa agradable de esta primera fase del campeonato para España. Saliendo desde el banquillo, el menorquín aporta gran intensidad en ambas canastas y se le ve cada vez más suelto en la selección. Además, su versatilidad está haciendo que Orenga le ponga incluso de ‘3’ con otros dos bases.

Navarro nunca falla: Su estado físico era una de las incógnitas de esta selección. Y es que Navarro es un hombre clave en esta selección, de su acierto en el tiro depende en gran medida el espacio que se genere para los interiores del equipo. Hasta ahora, y con los minutos dosificados (21 por noche), el escolta del Barça está rindiendo a gran nivel.

Una gran defensa: La defensa de la selección española es la mejor del campeonato con 62,7 puntos encajados por partido. Sin duda, una garantía para cuando el acierto en ataque sea inferior a lo normal.

Incógnitas

Decir puntos débiles con lo que está haciendo esta selección es demasiado osado, así que mejor hablar de algunas pequeñas dudas que genera este equipo:

El papel de Calderón: Está jugando de escolta la gran mayoría de los minutos ante el superávit de bases en el equipo. Empezó con muchas dudas y errático en el tiro, una de sus virtudes, pero según avanza el torneo parece más acoplado y acertado. La selección necesitará de sus puntos y su experiencia en esta fase final.

Abrines y Claver, sin minutos: Orenga no tiene minutos para ellos y solo disputan minutos al final de los partidos cuando éstos ya están resueltos. ¿Responderán si se les necesita más adelante?

Ni un final apretado: Como bien dice el seleccionador, España no va a bajar el ritmo para que los partidos sean igualados y poder ensayar finales apretados. Sin embargo, arrasar en cada duelo hace que España no esté viviendo y acostumbrándose a la tensión de choques que se deciden en los minutos finales.