España-Estados Unidos
Marta Corredera (España) pugna por un balón con Alex Morgan (Estados Unidos). EFE

España ganó en la grada, pero no pudo refrendarlo con una victoria en el campo. La presencia de la selección española femenina de fútbol contra las actuales campeonas del mundo en el segundo amistoso del año para las de Vilda fue todo un acontecimiento en Alicante, y la ciudad se volcó con ellas.

El gran momento del fútbol femenino en España ya hacía presagiar que, pese al frío y el viento que hacía en la capital alicantina, se iba a conseguir una buena entrada, como confirmaron desde la RFEF en el descanso del encuentro. Exactamente 9.182 espectadores se congregaron en las gradas del Estadio José Rico Pérez para ver el España-Estados Unidos, lo que le convierte en el partido más visto de la historia de la selección femenina en España.

Supera así los 7.727 espectadores que vieron el último partido de clasificación para el Mundial de Francia, en el que España culminó el pleno de victorias con un 3-0 sobre Serbia en Las Gaunas.

Este partido de récord no pudieron ponerle la guinda con una victoria. Tras aguantar el 0-0 contra las Alex Morgan, Megan Rapinoe y compañía en la primera mitad de partido, una gran carrera de Christen Press acabó en un disparo que se metió en propia puerta la central Irene Paredes cuando trataba de evitar el inevitable gol que supuso el 0-1, a la postre definitivo.

La buena noticia pese a la derrota, además del récord, fue la imagen de seguridad que dio España contra un equipo netamente superior (son las sempiternas número 1 del ránking y tres veces campeonas del mundo), sobre la que las entrenadas por Jorge Vilda tratarán de basar su juego en el próximo Mundial de Francia.