La selección española de fútbol sala, doble campeona del mundo (2000, 2004) y tricampeona de Europa (1996, 2001 y 2005), cumplió con la tradición de desplazarse a Segovia para degustar un cochinillo antes de la disputa de un campeonato oficial.

Como ya sucediera con Javier Lozano al frente del combinado nacional, la totalidad de la plantilla del equipo nacional de fútbol sala partió el cochinillo en un céntrico restaurante de la capital segoviana, antes de concentrarse en la Ciudad Deportiva de Las Rozas para terminar de preparar el campeonato de Europa, que se celebrará en Portugal del 16 al 25 de noviembre.

Son los propios jugadores los que preguntan cuándo vamos a venir a comer a Segovia

 

José Venancio López-Hierro, actual seleccionador y que durante tres temporadas estuviera al frente del Caja Segovia, conjunto con el que ganó ocho títulos oficiales incluyendo una Copa de Europa y una Intercontinental, ejerció de maestro de ceremonias junto con varios de los jugadores más veteranos de la selección, ya avezados en el manejo del corte del cochinillo con el plato.

"Son los propios jugadores los que preguntan cuándo vamos a venir a comer a Segovia", declaró el técnico, que brindó con los jugadores por el éxito de la selección nacional en un torneo continental que se presenta con un solo favorito: España, pero con muchos aspirantes a arrebatarle el cetro continental.

Rusia, Italia, Portugal o Serbia, nuestros rivales

Según López-Hierro, "Rusia, Italia, Portugal o Serbia serán nuestros principales rivales en este campeonato de Europa de selecciones".

Segovia es una de las cunas del fútbol sala, con más de veinticinco años de tradición en este deporte, y ha albergado varios torneos oficiales, tanto nacionales, como la Copa de España de 1998, como internacionales, ya que fue una de las sedes de la primera fase del campeonato del mundo de fútbol sala que se celebró en España en 1996.