Ruth Beitia
 La española Ruth Beitia participa en  la competencia femenina de salto alto en los Campeonatos del Mundo de Atletismo. EFE/FRANCK ROBICHON

España terminó sin medallas el Mundial de atletismo, por primera vez en su historia, pese a rozar el bronce este domingo con Adel Mechaal, que acabó en el cuarto puesto en la final de 1.500 metros de Londres-2017.

En las quince ediciones anteriores del evento, la delegación española había conseguido siempre algún podio, siendo las citas de Tokio-1991 y Daegu-2011 las peores, con un único bronce. Esta vez se empeoró el balance y la delegación española terminó sin metales.

"Un campeonato en el que España termina sin medallas no es un buen campeonato nunca", admitió tras el cierre del Mundial a los periodistas el presidente de la Federación Española de Atletismo (RFEA), Raúl Chapado, que vivió su primer Mundial desde su llegada al cargo.

"Aquí nadie vino de vacaciones, todos se dejaron la piel", puntualizó.

Mechaal fue el que más cerca estuvo del objetivo, con un cuarto puesto este domingo, tras el cual terminó llorando por un "año durísimo" marcado por sospechas de dopaje.

Mechaal, nacido en Marruecos hace 26 años y emigrado a España con su familia cuando era un niño, pudo competir en Londres-2017 después de que el pasado 24 de julio el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) anulara una sanción de quince meses impuesta por la Agencia España Antidopaje al no haber estado localizable en tres controles.

En la final de este domingo acabó con un tiempo de 3:34.71, en una batalla con oro para el keniano Elijah Motonei Manangoi (3:33.61), plata para el también keniano Timothy Cheruiyot (3:33.99) y bronce para el noruego Filip Ingebrigsten (3:34.53).

Estoy satisfecho porque me dejé la vida"Estoy satisfecho porque me dejé la vida. Estoy orgulloso y contento con el trabajo que he hecho. Lo he peleado hasta el último centímetro, este año ha sido durísimo. Por fin me he quitado toda la presión", afirmó, sin poder evitar las lágrimas por lo mal que lo pasó en los últimos meses.

"A ver si ahora me dejan trabajar, porque durante todo el año he tenido que estar demostrando que el Mechaal de 2016 no hacía trampas y el de 2017 ha pasado ya treinta controles. No puedo hacer nada más para reestablecer la confianza en mi persona. Todo el mundo ha sembrado dudas sobre mí y a mí me duele muchísimo", afirmó el campeón europeo indoor de este año en 3.000 metros y subcampeón europeo en 5.000 metros al aire libre el año pasado.

Récord del 4x400 metros

La última bala este domingo la tenía el relevo 4x400 metros masculino, que terminó en quinto lugar, con un tiempo de 3:00.65, que constituye un nuevo récord de España. Esa final fue ganada por Trinidad y Tobago (2:58.12).

En la mañana del último día, los marchadores españoles tampoco pudieron lograr medalla, pese a que el trío de los 20 kilómetros acabó en el 'Top 10' (Álvaro Martín 8º, Alberto Amezcua 9º y Miguel Ángel López 10º).

En una entrevista con la AFP en vísperas del Mundial, el nuevo presidente de la Federación Española de Atletismo (RFEA) había admitido que espera un torneo "complicado" para los intereses de su país, por el estado físico de las principales estrellas.

Orlando Ortega, tras superar una lesión, fue séptimo en los 110 metros vallas, sin poder reeditar la plata olímpica de 2016.

Ruth Beitia, campeona olímpica en Rio-2016, fue última en la final de salto de altura, también tras una preparación marcada por las lesiones.

La veterana lanzadora cántabra de 38 años ganó al menos el premio al 'Fair Play' de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), por su gesto de consuelo a la italiana Alessia Trot cuando fue eliminada en el campeonato.