La selección española de baloncesto, en el Mundial de China
La selección española de baloncesto, durante el partido del Mundial frente a Polonia. EFE

Con más incertidumbre de la espera, especialmente después de que Francia diera la campanada tras eliminar a Estados Unidos en los cuartos de final de la Copa del Mundo de baloncesto de China, fue la victoria de Australia sobre la República Checa la que confirmó el billete de la selección española para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Los de Sergio Scariolo podrán luchar por su cuarta medalla olímpica consecutiva tras conquistar la plata en Pekín 2008 y Londres 2012 y colgarse el bronce en Río 2016.

El Mundial 2019 reparte siete billetes directos para los próximos Juegos: a los dos primeros clasificados de América y Europa, al mejor de Asia, al mejor de África y al mejor de Oceanía.

El equipo de Sergio Scariolo puso un pie en los próximos Juegos al derrotar a Polonia y acceder a semifinales, poniendo la pelota en el tejado de Francia y la República Checa, los otros dos equipos europeos supervivientes en el campeonato tras la eliminación de Serbia a manos de Argentina.

Por tanto, el billete olímpico de la selección española podía llegar si Estados Unidos vencía a Francia o Australia hacía lo propio ante los checos. La confirmación llegó a la segunda, después de que los de Andrej Lemanis pusieran fin a la andadura de los de Ronen Ginzburg.

Pase lo que pase en el duelo con Australia, a la que España le ganó el bronce en Río, ambos países están clasificados para la cita de Tokio.