la sablista Araceli Navarro no pudo terminar un combate de esgrima en los Juegos Olímpicos de Pekín a consecuencia de una lesión en un hombro.

La esgrimista muestra su dolor y su resignación a abandonar el combate y pide ayuda al médico de la organización y posteriormente al de su federación.

Finalmente, la deportista española tuvo que abandonar ante la estanounidense Becca Ward.