El técnico del Córdoba, Pepe Escalante, aseguró ayer que «me siento respaldado porque desde el club en ningún momento me han comunicado ni un ultimátum ni una situación transitoria». Además, el preparador aclaró que nunca ha tenido dudas y que su relación con el presidente es normal y correcta. «Todos hemos andado juntos hacia el objetivo».

Escalante reconoció que en el último partido de la liga regular ante el Portuense el equipo podría «jugar más relajado», ya que tienen asegurado jugar la fase de ascenso.