Rafa Nadal
Nadal golpea la bola en un momento del partido (REUTERS). REUTERS

P. La temporada ha sido dura, pero ¿qué es lo que ha aprendido de la misma?

R. He aprendido que lo hay que hacer siempre es estar muy tranquilo. Después hay que trabajar, pero cuando uno está tranquilo es cuando mejor salen las cosas. Ha sido una temporada larga, dura pero también muy bonita, mucho mejor de la que podía haber esperado.

He aprendido que lo hay que hacer siempre es estar muy tranquilo porque es cuando mejor salen las cosas

¿De qué se encuentra más satisfecho?

Estoy satisfecho de la temporada en sí. Mi segundo título de Roland Garros y la sesión de tierra ha sido increíble porque no me lo esperaba, y luego, claro está, la final de Wimbledon. Estoy contento del US Open también, aunque hice cuartos de final, jugué bien por primera vez ahí y tuve buenas sensaciones, aunque al final siempre te queda un poco de mal sabor de boca al perder un partido así contra Youzhny, porque llegar a las semifinales es siempre un salto. Pero estoy contento.

No obstante, ha tenido bajones, y ha acabado la temporada con 59 victorias y 12 derrotas. ¿Cuáles han sido sus momentos más bajos?

Para mí, sólo tuve bajón en dos torneos, Toronto y Cincinnati, donde no estuve al nivel que debía, pero luego he estado a un buen nivel en Madrid y en Shanghai.

De estas últimas derrotas, ¿cuál le dolió mas?

Sólo tuve bajón en dos torneos, Toronto y Cincinnati, donde no estuve al nivel que debía

Creo que la del US Open, porque me hacía ilusión ese torneo. Llevaba jugando mal dos y había recuperado la línea de trabajo, mi nivel, y era una oportunidad. Youznhy no tiene el nombre como sucede cuando pierdes contra un Roddick o un Hewitt. Me vine un poco abajo ahí, pero con trabajo y ganas he vuelto a jugar muy bien al final de año.

Federer demuestra cada vez que se enfrenta contra usted más problemas que contra otros. ¿Es por algo especial?

Es personal, no tengo ni idea. Veo que, lo mismo en Shanghai cuando él estaba jugando al mejor nivel que le he visto nunca, en su mejor momento de la carrera, eso pasaba. Yo veía que, aunque con Roddick sufrió mucho y salvó tres bolas de partido, conmigo corre más.

Normalmente él juega muy parado y con dos pasos está en muchos sitios y conmigo tiene que desplazarse, incluso a veces, pocas, pierde el equilibrio y consigo que se salga de su estilo de juego, cosa que ocurre muy pocas veces, porque saca muy bien y juega golpes perfectos.

Federer, contra mí, tiene que desplazarse, e incluso a veces, pocas, pierde el equilibrio y consigo que se salga de su estilo de juego

Las innovaciones en su juego parecen confirmarse. En cuatro días ha hecho mil saques. ¿Es su obsesión ahora?

Me queda un mes para terminar de entrenarme, casi no he empezado aún. Tengo al fisio que los cuenta y llevo en cuatro días mil saques. Voy a la pista y me entreno dos horas o dos horas y media pero solo con los saques. A lo mejor voleo o hago revés cortado durante diez minutos, pero sólo hago saques.

A su edad ha conseguido ya casi todo, pero ¿qué objetivos se ha marcado para el 2007?

No tengo ningún objetivo particular para el año que viene. Mi objetivo es ser mejor tenista. Quiero mejorar mi golpe ganador de derecha y esto es tanto mentalmente como físicamente. Hay que incidir en eso, y a lo mejor este año no sale bien pero si tengo este potencial, si no es el año que viene será al siguiente. Si uno quiere optar a ser el número uno del mundo hay que mejorar, y ser más completo en todas las superficies.