Rafa Muñoz
El nadador español Rafa Muñoz. EFE

El mejor nadador español de los últimos tiempos, Rafa Muñoz, ha terminado su travesía por el desierto con el oro en los 50 metros mariposa y la plata en los 100 en los Europeos de piscina corta en Chartres (Francia). Su próximo reto, los Mundiales de Estambul (Turquía), también en vaso de 25 m, del 12 al 16 de diciembre.

Antes de afrontarlos y justo al terminar un entrenamiento en el Club de Natación de Marsella, que nació en 1921, 20 minutos conversa con él por teléfono.

¿Cuesta volver a entrenarse después de un éxito?
No. Si te sale bien un campeonato, vas con más motivación al siguiente y te entrenas más.

¿Por qué ha vuelto a Francia?
Estuve un año en Barcelona y obtuve buenos resultados, pero no era el entrenamiento que yo necesitaba.

¿Para tener éxito hay que irse fuera como usted y Mireia Belmonte (también en Francia)?
No emigramos por gusto, sino para lograr mejores resultados.

¿Pensó en la retirada después de su depresión (2010) y de no ir a Londres 2012?
No. Se especuló, pero soy joven.

En cuestión de  dopaje, la gente tira la piedra, esconde la mano y mancha al deportista ¿Fue su gran decepción?
Fue una jugarreta porque es cierto que no hice la mínima, pero habría que haber mirado mi currículum. El sistema de selección en España es demasiado drástico porque no hay la competitividad que, por ejemplo, en EE UU. En natación, dos más dos no son siempre cuatro.

¿Las acusaciones de dopaje en 2010 le afectaron?
Yo juego limpio. La gente tira la piedra, esconde la mano y mancha al deportista. Te puede arruinar porque este es mi trabajo y así me gano la vida. No di positivo en nada, solo no me localizaron tres veces.

¿Trabaja con psicólogo?
Sí, con José Carlos Jaenes. Nuestra relación es profesional y amistosa. El psicólogo te sabe llevar y motivar. Es importante y, en mi opinión, sería necesario que el equipo nacional tuviera uno.

¿El objetivo en los Mundiales también es medalla?
El nivel será superior, pero la intención es la misma.

¿Y para los Mundiales de Barcelona el próximo julio, ya en piscina olímpica (50 m)?
Al ser en casa, son una motivación extra, pero hay que tirarse muchas veces al agua antes. Se deberían aprovechar también para que jóvenes nadadores españoles cojan experiencia internacional.

No estar en Londres 2012 fue una jugarreta. No miraron mi CV En el horizonte más lejano están los JJ OO de Río 2016...
¡Claro que los tengo en mente! Es una espinita que tengo clavada. Llegaré con 28 años, una buena edad. Sería triste retirarme con solo unos Juegos (los de Pekín 2008).

Hablando de la edad, ¿se nota el paso de los años?
Sí, sobre todo al entrenar y en la recuperación posterior. Hay que tratar el cuerpo con más delicadeza y templanza.

¿Mariposa es el estilo más complicado?
No sé. Todos, si los haces bien, son difíciles, pero mariposa necesita mucha coordinación y es el más sufrido. Para mí, la braza también es difícil.

¿Cómo es Michael Phelps?
Su físico es impresionante y es muy duro mentalmente. Aunque la gente cree que es prepotente, yo pienso que tiene una seguridad en sí mismo impactante. Yo me parezco bastante a él: los dos empezamos en la natación de niños porque éramos nerviosos y despistados.

¿Qué es lo que más le impresiona del mejor nadador (¿y deportista?) de todos los tiempos?
Sus marcas y los ocho oros de Pekín. ¡Me conformo con uno!

¿Elegiría récord o medalla?
Depende. La medalla es para ti y el récord del mundo te lo pueden quitar. Por suerte, yo aún conservo el mío (22.43 en 50 mariposa).

¿Vuelve a casa por Navidad?
Sí, pasaré unos días en Córdoba, incluida la Nochebuena, pero tendré que entrenar dos o tres días. No se puede parar.